La confesión de la expareja de Ortegón Moscoso la reveló el fiscal del caso en medio de la audiencia en donde enviaron a prisión al señalado feminicidio, y el testimonio demostraría que el procesado es reincidente en casos de violencia contra las mujeres.

“Tuve un año y medio de relación con esta persona, tiempo en el que sufrí maltrato físico y psicológico […] entenderán que vivo todos los días de mi vida con miedo de aparecer muerta, igual que ella (que Ana María)”, leyó el fiscal.

La joven, según el relato que recopiló Semana (el video está al final de la nota), dijo que en una de esas agresiones Julián Ortegón la amenazó con arma blanca, y que ese día sintió temor por su vida.

“En una oportunidad, Julián me amenazó con un arma blanca diciéndome que me iba a cortar los dedos si no le mostraba mi celular”, agregó el fiscal.

Finalmente, el funcionario leyó una parte de un testimonio que lo sorprendió: “’Expresó (el señalado agresor), en el mes de septiembre de 2020, que deseaba verme muerta como lo estaba Ana María’”.

Semana aseguró que son varias las “exparejas de Julián” que lo denuncian por su agresividad, y que el único traspié que cometieron ellas fue habérselo cruzado en su camino.

Cárcel a Julián Valente Ortegón, acusado por muerte de Ana María Castro en Bogotá

La Fiscalía informó, en un comunicado, que Julián Ortegón fue acusado ante el juez 33 municipal por el delito de feminicidio agravado en calidad de coautor, por hechos que se remontan al 4 de marzo de 2020 cuando Ana María Castro fue vista en un bar de la calle 116 con avenida 19, en el norte de Bogotá, con un acompañante.

Hasta ese lugar llegaron Ortegón y un amigo, y la investigación indica que, de allí, la joven salió en la madrugada junto con tres hombres, pues el plan era “ir a continuar tomando en un apartamento en el barrio Pontevedra”.

Todos subieron a una camioneta y cuando iban por la calle 80, a eso de la 1:30 de la madrugada del 5 de marzo, “el conductor notó por el espejo retrovisor que la joven y su acompañante inicial se estaban besando, este al parecer se disgustó y detuvo el vehículo para que se bajaran. Sin embargo, se conoció que el amigo de la mujer habría sido sacado del carro, mientras que a Castro se presume que la arrojaron del mismo en la calle 80 con 69 P. En la caída recibió golpes traumáticos”.

El procesado no aceptó los cargos pese a las pruebas en su contra, y entre los testigos que presentó la Fiscalía hay un conductor de una aplicación que dijo haber visto “cómo la joven se salía del carro y caía al suelo, como si fuera ‘un muñeco de trapo’”.

Estos son los testimonios que presentó la Fiscalía contra Julián Ortegón.