La muerte de Ana María Castro sigue en la lupa de las autoridades e, incluso, muchas personas la comparan con el caso Colmenares por la extrañeza del mismo y los jóvenes protagonistas. Uno de los avances se dio este lunes con la entrega de Paul Naranjo, señalado responsable de la muerte de la universitaria de 21 años.

Sobre las versiones conocidas hasta el momento habló Felipe Moreno, que asegura que hay una muy particular que no le cuadra, entre otras cosas, porque conoció a Ana María durante varios años y sabía sus comportamientos.

Puntualmente se refiere a unas declaraciones que entregó el abogado de Naranjo, en las que asegura que la hipótesis que tiene es que Ana María y Mateo, otro de los sindicados, se bajaron del vehículo, que la camioneta estaba acelerando y que la víctima sale volando y sufre los golpes.

Vea también: Según prueba reina, a Ana María Castro la empujaron de un carro; no se suicidó

“Yo me pregunto, por todos los años que yo estuve con Ana María, la relación que tuvimos, algo sagrado para Ana María era su celular. Ana María nunca jamás dejaría su celular tirado, jamás”, aseguró Felipe, en Caracol Radio.

Además, se refirió a unas declaraciones del vigilante del edificio, testigo en el caso, que aseguró que cuando Julián y Paúl llegaron al conjunto de Julián, este último le dice a Paul: “Se le quedó acá el celular de aquella (de Ana María)…”.

“Si los dejaron (a Mateo y a Ana María) tan tranquilamente, como se está diciendo, Ana María hubiera tenido su celular, hubiera tenido todas sus cosas”, agregó el joven exnovio de la víctima.

También sugiere que la universitaria pudo haber estado esta noche con unos tragos, pero no estaba en estado de inconsciencia.

“No venía en estado de inconsciencia para dejar su celular tirado, eso jamás.