Para este vuelo SQ22 de la aerolínea Singapore Airlines, cuyo despegue está previsto a las 23H35 de Singapur (10H35 en Bogotá) rumbo a Nueva York, el aparato está preparado para transportar a 161 pasajeros, de los cuales 67 viajan en clase ‘business’ y 94 en ‘premium economy’ pero no cuenta con clase económica básica.

La tripulación, con 13 auxiliares de cabina, rotará en turnos para que todos puedan tener las cuatro horas de descanso mínimo reglamentario, informó la aerolínea de Singapur.

El desafío de los pasajeros será ni más ni menos que matar el tiempo allá arriba.

Aquellos que no hayan tomado un par de libros para leer podrán recurrir a una selección de películas y programas de televisión con una duración acumulada de 1.200 horas, el equivalente a siete semanas.

El menú a bordo contará con platos seleccionados para sentirse a gusto en el aire, aseguró la compañía.

Para mejorar la experiencia de vuelo y reducir el estrés propio de pasar cerca de un día entero en el cielo, este avión tiene un techo de la cabina más elevado que los demás, ventanillas más amplias y una iluminación LED especial que juega con los colores para reducir los efectos del cambio horario que implica un viaje intercontinental.

“La investigación muestra que la hidratación y la nutrición son factores importantes (que deben considerarse)”, dijo a AFP Rhte Bhuller, un experto en salud de la consultora Frost&Sullivan.

“Nicho de mercado”

Hay que “evitar los alimentos que causan gases y hacen sentir hinchazón así como el consumo excesivo de alcohol”, agregó.

“La principal preocupación es la trombosis venosa profunda que es la consecuencia de permanecer sentado por demasiado tiempo y a su vez con deshidratación”,

Gail Cross, consultor en el Hospital Universitario Nacional de Singapur.

Airbus entregó su primer A350-900 ULR (Ultra largo alcance, por sus siglas en inglés) a la aerolínea Singapore Airlines en septiembre.

Este bimotor de la gama de larga distancia de los A350 aumenta su recorrido de 8.100 millas náuticas (aproximadamente 15.000 km y 16 horas de vuelo) a 9.700 millas náuticas (unos 18.000 km y hasta 20 horas de vuelo) gracias a una optimización de su sistema de combustible que le permite gastar un 25% menos.

El artículo continúa abajo

En condiciones meteorológicas normales, este vuelo con destino el aeropuerto de Newark tiene que durar 18 horas y 45 minutos.

No es la primera vez que la compañía propone este trayecto. De hecho, durante nueve años operó estos destinos pero en 2013 tuvo que descartar el vuelo de su menú de opciones a raíz del alza de los precios del petróleo que le hicieron perder rentabilidad. En esos años se sirvió del A340-500, un cuatrimotor que consumía demasiado.

Aún cuando el barril de Brent supera otra vez los 80 dólares, la compañía está convencida de que esta ruta especialmente apreciada por hombres de negocios puede ser rentable por el mejor desempeño energético de sus aparatos.

Airbus A350-900 / Singapore Airlines

La ruta contará inicialmente con tres frecuencias semanales, que poco después se extenderán a un vuelo diario, reveló la aerolínea en mayo.

Con este nuevo vuelo, Singapore Airlines recupera el primer lugar en la clasificación de las compañías que realizan los trayectos más largos. Desplazó del primer lugar al vuelo 921 de Qatar Airways entre Auckland y Doha, de aproximadamente 18 horas.

“Esto se ha convertido en una competición entre algunas empresas. A ver quién propone el vuelo intercontinental más largo”, dice AFP Shukor Yusof, de Endau Analytics al explicar que la expectativa de estas compañías es “capitalizar este nicho de mercado”.

Ante la creciente competencia en los últimos años, Singapore Airlines se ha defendido enfocándose tanto en sus subsidiarias de bajo costo como en su segmento premium y “los servicios de larga distancia son parte de esta estrategia”, dijo a la AFP un portavoz de la compañía que espera recibir otros seis A350-900 ULR antes de fin de año.