Posiblemente el más golpeado fue Uribe, quien falló un cobro clave después de que Ospina había atajado el tercer tiro del cuadro inglés.

De igual forma,  otros hombres del combinado nacional mostraron sin ninguna pena su tristeza por la despedida del Mundial de Rusia 2018.

James Rodríguez, lo hizo sentado en el banco de suplentes, después de vivir el partido en la tribuna.

David Ospina tampoco ahorró lágrimas:

Johan Mojica mostró, así mismo, su impotencia:

Yerry Mina, autor del gol agónico que le dio la alegría a Colombia de extender el compromiso hasta la prórroga, tampoco evitó el llanto. Minutos antes había dicho se su anotación no había sido obra de él, sino de Dios.