James Rodríguez se paró en la baranda que estaba frente a él y gritó con toda su energía mientras se abrazaba con Miguel Borja, el otro jugador colombiano que se perdió el partido, y Esteban Cambiasso, integrante del cuerpo técnico encabezado por José Pékerman.

El artículo continúa abajo

Minutos después del gol de Mina, en el comienzo del tiempo suplementario, James también fue enfocado por la transmisión oficial del partido gritando: “están cagados, están cagados”, haciendo referencia al estado en el que se encontraba Inglaterra.