Álvaro Uribe fue el senador más votado de toda la elección. La controvertida Paloma Valencia también se metió, junto con Maria Fernanda Cabal. José Obdulio Gaviria, uno de los más reconocidos defensores y considerado ideólogo del expresidente Uribe, por su parte, lidera la lista de ‘quemados’ de este partido ya que sus más de 25.000 votos no le alcanzaron para repetir su participación en el Senado. Ahora bien, aunque se quemó, le quedó faltando muy poco para repetir su curul.

Otro que no pudo repetir su lugar en el congreso fue Alfredo Rangel Suárez, una de las voces que más atacaron los acuerdos de La Habana y promotor del ‘No’ en el plebiscito de 2016. A diferencia de José Obdulio, Rangel solo obtuvo poco más de 6.800 votos y sí estuvo demasiado lejos de superar el umbral para llegar al Senado.

El artículo continúa abajo

El polémico coronel retirado Luis Alfonso Plazas Vega, célebre por la condena y posterior absolución en el caso de las desapariciones del Palacio de Justicia, logró 24.170 votos y fue otro de los quemados del Centro Democrático. Con este resultado su vida política, tal vez, estaría en declive.

El exguerrillero del M-19 Everth Bustamante buscaba de nuevo ser senador, tras ganar su curul en 2014. Sin embargo, los más de 13 mil votos no le permitieron sentarse otra vez en el congreso. A pesar de estos ‘quemados’ que no pudieron repetir o llegar el Senado, tras la jornada electoral el Centro Democrático fue el partido más votado y, a juzgar por el triunfo de Iván Duque, se trató del más favorecido.