Según un video publicado por la revista Cosmopolitan en su cuenta de Facebook, la producción de estos juguetes está regida por estos estándares:

  • Realización de varias pruebas de calidad antes de salir al mercado.
  • El uso de silicona medicinal e hipoalergénica.
  • Acabados manuales.
  • Construcción de moldes 3D para brindar una mejor experiencia.

El artículo continúa abajo

La compañía lleva más de 20 años en el mercado, dándole diversión y placer a sus clientes, además de precios cómodos que oscilan entre los 12 euros (más o menos 40 mil pesos colombianos) y 210 euros (alrededor de 711 mil pesos).

Una de sus principales normas es que los juguetes sean divertidos, sensuales y placenteros. Y su creatividad no para, según su sitio web, siguen ampliando su mercado con nuevos juguetes anales, bolso antimicrobiano para guardar los juguetes, una caja discreta para que nadie sospeche de su existencia, que además tiene una extensión con un cable para cargarlos, lubricantes y productos limpiadores.

Y también pensaron en la salud e higiene femenina, por lo que entraron en el mercado de las copas menstruales que reducen el maltrato en la zona íntima generado por el uso de tampones, al tiempo que cuidan el medio ambiente.

Este es el video del proceso de fabricación: