Según el sexólogo Ezequiel López Peralta, este problema se presenta más que todo en personas que tensionan de más sus músculos durante el acto, por esto recomienda evitar posiciones en donde las piernas hagan un gran esfuerzo.

Además, el Huffington Post tuvo en cuenta que no solo las piernas son la única zona donde se produce esta molestia, también ocurren en espalda, brazos y abdomen y pueden durar hasta después del coito.

El artículo continúa abajo

Hay casos específicos donde hay calambres abdominales y a veces ocurre porque la mujer no es tolerante al semen; este fluido tiene una hormona llamada prostaglandina, que al ponerse en contacto con la vagina puede generar esta señal de resistencia.

Además, el medio también reconoció el hecho de que las mujeres embarazadas (que tienen una vida sexual activa) son quienes tienen un mayor riesgo de experimentarlos y sobre todo si se encuentran en los primeros meses de gestación.

Esta es la explicación del experto: