La conversación la revive Daniel Coronell en su columna de este domingo, en la que reprocha que supuestamente la defensa de Álvaro Uribe quiera hacer ver a Pardo Hasche como un aliado de Juan Guillermo Monsalve para tenderle una trampa al exmandatario.

Según el periodista, el diálogo que tuvieron los presos es una de las pruebas que hay sobre la supuesta participación de Pardo Hasche, condenado por secuestro, en la presunta presión que Diego Cadena —entonces abogado de Uribe— habría hecho sobre Monsalve, para que este último no involucrara al expresidente con paramilitares.

En una de las charlas se escucha que Pardo Hasche le dice al exintegrante de las extintas autodefensas que la justicia no va a condenar a Uribe.

“A Uribe ni siquiera lo van a tocar. El tipo… lo van a soltar. […] Todo está para Uribe. […] Nadie se va a poner a joder con esa gente. Imagínese, una vez que esa gente se monte en el país, no vuelven a mirar para atrás. […] Haga de cuenta, Dios es Uribe; es Dios”, manifiesta el condenado por secuestro.

Coronell señala en su columna que esa conversación se dio en el 2018, después de que Cadena fuera a visitar a Monsalve para, presuntamente, intentar convencerlo de cambiar su testimonio.

Sobre la gestión que habría hecho el abogado en las cárceles, se conoció una imagen (del 2018) del jurista saliendo de la cárcel La Picota, donde está el exparamilitar.

Asimismo, se reveló una fotografía de otro abogado de Uribe, Jaime Lombana, con Pardo Hasche y una mujer que sería la cuñada del recluso.

Jaime Lombana reunido con Enrique Pardo Hasche / Noticias Uno
Jaime Lombana reunido con Enrique Pardo Hasche / Noticias Uno

La Corte Suprema de Justicia, en la providencia donde ordenó la detención domiciliaria contra el expresidente (que renunció al Senado para que su caso pasara a la Fiscalía), mencionó a Pardo Hasche como un tercer involucrado en los acercamientos entre Cadena y Monsalve.

Según el alto tribunal el compañero de patio del expara habría recibido órdenes de “qué hacer o qué no hacer”. 

Pero a diferencia de Coronell, Vicky Dávila les da poca credibilidad a las acusaciones que se han hecho contra Uribe, y, en su columna en Semana, habla de una grabación donde Monsalve dice que no puede asegurar que vio a Lombana en la cárcel, y que se remitió a repetir lo que le dijo Pardo Hasche.

Para la periodista, la actitud del exparamilitar, en esa declaración, “muestra a un Monsalve con una figura corpulenta que contrasta con su evidente timidez y un léxico muy limitado, con una gran dificultad para expresarse y sobre todo para reafirmar su denuncia ante la Corte [Suprema de Justicia]”.

Por lo mismo, dice que no puede creer que por declaraciones del expara, a quien tilda de “mentiroso”, el expresidente esté detenido.

Ahora el proceso de falsos testigos está en las manos de la justicia ordinaria, que espera conocer la decisión de una juez de garantías para saber si la investigación debe empezar desde cero (lo que le daría la libertad inmediata a Uribe) o si continúa con el proceso que llevaba el alto tribunal.