Aunque la alcaldesa dijo que los teléfonos de los Comandos de Atención Inmediata (CAI) de la ciudad iban a desaparecer, con el fin de que los hechos de delincuencia en la ciudad se atiendan únicamente por la línea 123, el general destacó que los cuadrantes seguirán activos para recibir llamadas “cumpliendo su función de contactar a la Policía” con los capitalinos, indicó Alerta Bogotá.

“La Policía sigue en pie en los CAI que fueron afectados y destruidos por los hechos de vandalismo, seguiremos atendiendo. Si lo que quedó fue una piedra quemada, sobre ella seguiremos trabajando por el bien y la seguridad de los habitantes de toda Bogotá”, afirmó Rodríguez, según el medio.

López hizo el anuncio luego de los disturbios que se registraron en Bogotá por la muerte de Javier Ordóñez a manos de uniformados de la Policía, hecho que generó indignación entre los manifestantes y que provocó que decenas de CAI de la ciudad fueran destruidos en su totalidad.

Según la alcaldesa de la capital, otro de los problemas que hay en materia de seguridad en la ciudad es que “no hay seguimiento” de la Policía sobre los hechos delictivos que se presentan en la comunidad a pesar de la presencia de los CAI, por lo que indicó, según Asuntos Legales, que de ahora en adelante la línea 123 sería la encargada de “canalizar” las denuncias de los ciudadanos, y las líneas de cuadrantes o números personales de uniformados.

Ante estas declaraciones, el general manifestó que el policía del cuadrante es quien está “mucho más cerca de los habitantes”, el que conoce el sector y al que se le facilita atender los llamados de los ciudadanos ante posibles situaciones, y añadió que este sistema (que seguirá activo) facilita la relación entre la autoridad y los bogotanos.