El mandatario se dirigió a los CAI de Kennedy, Castilla y Ferias vistiendo una chaqueta de la Policía Nacional, para saludar a los policías que estaban ahí.

La visita del jefe de Estado, dijo Blu Radio, fue sorpresiva para los agentes, que lo atendieron y le mostraron los daños que quedaron en las estructuras, luego de los disturbios provocados por la muerte de Javier Ordóñez en un procedimiento policial en el que participaron dos policías.

En las imágenes difundidas por medios en redes sociales se ve a Duque posando con varios agentes, poniendo la mano el corazón como señal de respeto a la patria.

En otras imágenes, el presidente aparece conversando con policías, que durante los disturbios también fueron víctimas de ataques de violentos.

Asimismo, Marta Lucía Ramírez visitó otros CAI que fueron vandalizados, como la misma cuenta de Twitter de la Vicepresidencia lo anunció.

La radio asegura que la visita de Duque a los agentes no fue bien vista por algunos, teniendo en cuenta que él no asistió al acto de reconciliación que se hizo en la capital, en memoria a las 14 personas que murieron en medio de las protestas.

El jefe de Estado se excusó diciendo que tenía otros eventos en su agenda; aún así, las familias de las víctimas mortales reclamaron la presencia de él y de la Policía Nacional, al ver una silla vacía marcada con el nombre de Duque.

Al acto de perdón, en representación del Gobierno, asistió el comisionado de paz, Miguel Ceballos, que le hizo un reproche a la Alcaldía de Bogotá por poner un asiento para el mandatario, pues sabían que Duque no iba a asistir.

Ese acto del Distrito también fue criticado por otros, incluso por opositores del Gobierno como Daniel Coronell, que consideraron fue “deshonesto”.