Además agregó, en Blu Radio, que la intención de la Alcaldía de Bogotá, según él, era enviar un mensaje de desatención del presidente, lo cual “no es justo” porque ellos sabían que el jefe de Estado “no podía asistir”.

El funcionario rechazó en la emisora que no le dieran la oportunidad de pronunciarse en el acto de reconciliación, convocado después de los disturbios en Bogotá, que dejaron 13 muertos y más de 300 heridos.

“Esperábamos que pudiésemos tener el uso de la palabra. No fue así. Muchos de los comentarios que se hicieron se refirieron al presidente en un acto público, y no tener, el Gobierno, la oportunidad siquiera de hacer un comentario en un acto de reconciliación no es lo que corresponde; eso por un lado.  Por el otro, yo personalmente había comunicado que el presidente no iba a ir, y cuando llego y veo una silla con el nombre del presidente, pues, es como si yo no existiera y yo no hubiese dado la explicación que dí. Me siento asaltado en mi buena fe”, declaró Ceballos.

El comisionado para la paz agregó en Caracol Radio que esa actitud de la Alcaldía de Bogotá es muy “molesta” y no habla bien de ella; sin embargo, dejó claro que no sabe si la silla con el nombre de Duque, que quedó vacía en medio del acto, se puso con autorización de la alcaldesa Claudia López.

Luego de las críticas que recibió, el mandatario explicó que ya tenía otros eventos en su agenda y por eso no pudo asistir al acto para conmemorar a las víctimas de los desmanes en la capital.

Aún así, familiares de los fallecidos durante las jornadas de protestas, que se dieron por la muerte de Javier Ordóñez, le reclamaron la presencia de Duque y la de la Policía Nacional, como se escucha en el siguiente video.

El acto de reconciliación terminó avivando las diferencias entre el Gobierno Nacional y la Alcaldía de Bogotá; mientras que las víctimas pidieron cesar la violencia en la ciudad.