Daniel Coronell comentó en su Twitter esa situación, que se dio en el evento de reconciliación de este domingo, y señaló que si la alcaldesa Claudia López tuvo algo que ver con eso, ella debería “pedir perdón”.

Para el periodista (opositor del Gobierno), que la Alcaldía de Bogotá “subrayara” la ausencia del mandatario Duque, que dijo que tenía otros compromisos en la agenda, manchó la conmemoración que se les hizo a las personas que murieron en medio de las manifestaciones.

“Marcar una silla vacía para subrayar la ausencia del presidente Iván Duque es un acto deshonesto que ensucia el propósito de una ceremonia de perdón. Si eso sucedió por orden de la alcaldesa Claudia López, ella debe reconocerlo y pedir perdón”, escribió Coronell. 

El columnista dijo, en respuesta a varios seguidores, que si bien la “ausencia del Gobierno Nacional es cierta”, no era necesario “fabricar una escena para probarla”.

Y es que de acuerdo con Miguel Ceballos, comisionado de paz que asistió al evento en representación de Duque, la Alcaldía de Bogotá sabía que el presidente “no podía asistir”, y aún así pusieron una silla y la marcaron con el nombre del jefe de Estado.

Para Ceballos eso significó un “asalto” a su buena fe, pues considera que el propósito de la administración de la ciudad era enviar un mensaje de desatención del presidente.

Y es que la ausencia de Duque en el evento causó gran controversia, pues los familiares de las víctimas reclamaron su presencia.

La ceremonia tenía la intención de conmemorar la memoria de los jóvenes fallecidos en medio de los disturbios en Bogotá, en los que terminaron las manifestaciones que se convocaron luego de la muerte de Javier Ordóñez, al parecer, víctima de un abuso policial.