Según afirma la periodista, el testimonio es del amigo de Javier Ordóñez que también fue llevado al CAI de Villa Luz, en Engativá. En su relato, asegura que fueron 3 horas de horror en las que hubo patadas, choques eléctricos, puños y otras agresiones contra el estudiante.

Como es de conocimiento público, Ordóñez salió con sus amigos sobre las 12 de la noche del martes pasado y luego tuvieron un encontrón con los policías y ataques verbales. Seguido, el video que es material probatorio de la Fiscalía muestra la agresión de los agentes de Policía con pistolas ‘taser’ y posterior traslado al CAI.

El testigo que cita Vicky Dávila en su columna más reciente en Semana era amigo de la víctima mortal, y asegura que, cuando llegaron al CAI, él se pudo bajar por sus propios medios, pero Javier sí bajó esposado de pies y manos y alzado por dos policías que después lo botaron en posición fetal.

“… Javier aún se encontraba vivo y me decía “Costa, me duele todo” y yo le dije “tranquilo, tranquilo” y fue cuando uno de los policías con los que Javier se había peleado le pegó una patada en la cara, una en el pecho y una en el estómago. Y yo les dije a los policías que no le pegaran más…”, asegura el hombre en su relato publicado por la periodista. En ese momento eran pasadas las 12:20 de la mañana.

También describe que hubo un momento en que quedaron solo dos policías en el CAI, los mismos que le pegaron a Javier en ese mismo lugar, luego de haberlo atacado con ‘taser’, como se muestra en el mencionado video. Uno de ellos, afirma el testigo, pese a que la víctima estaba muy mal, se le acercó y le pegó un puño en uno de sus ojos.

Ante esto, Ordóñez quedó mal y minutos más tarde estaba completamente pálido.

“Yo le dije al policía que mi amigo Javier estaba muy pálido y ya estaba inconsciente… Le dije que por favor le quitara las esposas a lo que me respondió el policía que él era un pirobo que le gustaba pegarle a todo el mundo…”, agrega el relato publicado por Semana.

Sobre la 1:35 de la mañana, llegó al CAI otro de los amigos de la víctima, llamado Juan David, que se dio cuenta que Javier ya no estaba respirando.  Entonces, el testigo comenzó a gritarles a los policías que llamaran a una ambulancia y que se dieran cuenta del estado en el que estaba su amigo.

“Uno de los policías lo cargó de los brazos y Juan David y yo de las piernas y como la ambulancia no llegaba, lo subimos a una patrulla y nos fuimos para la clínica, creo que se llama Marí Lago…”.

Posterior a esto, llevaron a Javier Ordóñez hasta el centro médico, en donde una de las doctoras que lo atendió aseguró que cuando llegó ya estaba muerto.

“Tenía el rostro totalmente hinchado de las patadas y los puños que le pegaron esos dos policías”, sentencia el relato.

La versión sobre el estado en el que quedó el estudiante de derecho coincide con el asombro que expresó su familia, que recibió el cuerpo este viernes. Según Mardo Ordóñez, uno de sus tíos, hay dos heridas que los tienen realmente sorprendidos.

 “Son heridas de sevicia, no es desconocido para la gente en general porque todo el país ha mirado el video y se supone que por la brutalidad con que estos dos funcionarios de la Policía remitieron contra mi sobrino causaron cosas raras, queda entredicho qué fue lo que pasó en el CAI”, afirmó el familiar de la víctima a Noticias Caracol.

El familiar le envió un mensaje al Gobierno luego de que le hayan ofrecido perdón por lo sucedido. “Aceptamos el perdón, pero con la condición de que el presidente y el director de la Policía se comprometan con aclarar todo a la opinión pública”.