“[Esos policías] deshonraron el uniforme y violentaron las normas de comportamiento ético. Desconocieron todo el esfuerzo de formación de la institución”, prosiguió Trujillo, invitado a un debate sobre lo sucedido la semana pasada en Bogotá.

Javier Ordóñez, estudiante de Derecho de 43 años, fue reducido por dos uniformados que le aplicaron múltiples choques eléctricos con una pistola taser y luego lo golpearon en el interior de un CAI hasta dejarlo al borde de la muerte. El caso desencadenó una oleada de protestas y disturbios contra la Policía en Bogotá.

El ministro también aseguró que la intención del Gobierno es que “se conozca el nombre de los policías que son responsables de haber violado la ley” y que “si hay policías que cometieron el delito de homicidio hay que condenarlos por el delito de homicidio”, pero enfatizó en que también “hay que conocer los nombres y los delitos de quienes hayan sido autores materiales o instigadores” de los disturbios en la capital.

Asimismo, el jefe de cartera aseguró que “ya se están tomando las decisiones” del caso, recordando que los dos policías involucrados en el arresto con violencia excesiva, y otros cinco que permitieron posteriores agresiones, están apartados del cargo mientras se hace la investigación.

“La Policía está dispuesta a continuar contribuyendo al mejor avance de las investigaciones para que las autoridades penales tomen las decisiones que correspondan según el nivel de responsabilidad que tengan. De igual manera se viene actuando con otros policías que puedan estar presuntamente involucrados en violaciones a la ley”, agregó el ministro en la sesión, que se extendió por casi siete horas.

Durante el debate, en el que varios congresistas le pidieron la renuncia, Trujillo lamentó la ausencia de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, en el mismo debate.

Así fue la última parte de la intervención del funcionario ante el Senado: