Así lo precisó a la AFP un responsable de prensa de la policía, aunque Asuntos Legales señala que serían 56 los involucrados y 43 las investigaciones disciplinarias que adelanta la Policía sobre lo sucedido entre el 9 y el 10 de septiembre.

Según ese medio, estas investigaciones pasarán a la Fiscalía, al igual que sucederá con la investigación por la muerte de Javier Ordóñez, cuyo caso desencadenó las manifestaciones y disturbios en Bogotá la semana pasada.

Por otro lado, el general Gustavo Moreno, director de la Policía, dijo a Noticias Caracol que solo 6 de las investigaciones son por uso de armamento, aunque 35 de los investigados aceptaron haber abierto fuego durante los disturbios y protestas.

“Sí, yo disparé mi arma de fuego”,  reconocieron, según lo contó el general Moreno, citado por ese noticiero.

En Bogotá y el vecino municipio de Soacha murieron 12 personas, en su mayoría jóvenes alcanzados por proyectiles, según las autoridades. El balance disminuyó en una persona, de acuerdo con la Alcaldía de Bogotá, que también denunció que efectivos policiales dispararon “indiscriminadamente” durante dos noches de disturbios caos y ataques a puestos policiales.

Además de las investigaciones abiertas, siete efectivos están siendo procesados por el caso de Javier Ordóñez, por estar presuntamente vinculados al brutal castigo que recibió durante una detención y que le causó la muerte.

Fue una actuación “por fuera de los protocolos” y “ese no es el deber ser de un policía”, dijo el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, quien, sin hacer referencia a la actuación de los uniformados durante las protestas, rechazó “el vandalismo” en las calles de Bogotá y otras ciudades y lo describió como un “ataque coordinado, sistemático, planeado, premeditado y doloso”.

El gobierno asegura que las manifestaciones fueron infiltradas por el Eln y disidencias de las Farc: “La amenaza es real, hay una clara intencionalidad (…) del ELN y las FARC por radicalizar la protesta en Colombia”, denunció el general Moreno.

En el marco de la violenta agitación social también resultaron heridos 258 civiles, 315 policías, mientras 95 puestos de mando fueron atacados. Consultada por la AFP, la policía dijo que solo un uniformado había sido herido de bala.