En primer lugar, la Fiscalía General anunció este viernes que abrirá un proceso con enfoque diferencial de género por la muerte de la mujer transexual de 38 años, que recibió un impacto de bala cuando se movilizaba junto con su esposo y otras dos personas en el municipio de Miranda.

Así lo manifestó la delegada para la seguridad ciudadana de la Fiscalía, Carmen Torres Malaver:

“El propósito es hacer una investigación con enfoque diferencial, aplicando todos los protocolos técnicos, investigativos, criminalísticos y forenses necesarios para el esclarecimiento de los hechos”.

La Fiscalía añadió que dispuso del acompañamiento de un experto para determinar si el género de la víctima fue relevante en la ocurrencia de los hechos y que independientemente de ello se respete integralmente la identidad de Giraldo en el proceso investigativo.

La Procuraduría, por su parte, abrió una indagación preliminar por el asesinato de Juliana Giraldo a manos de soldados adscritos al Batallón de Alta Montaña No. 8 ‘José María Vezga’, del Comando Operativo Apolo, de la Tercera División”.

En esta investigación el Ministerio Público busca establecer la identidad del soldado que “habría disparado su fusil de dotación oficial durante una actividad de control vial en el norte del departamento de Cauca” contra la mujer.

La entidad también ordenó hacer pruebas, entre ellas la identificación de los miembros del Ejército presentes en el procedimiento y la identificación de las armas utilizadas en el mismo, aunque estas ya fueron incautadas.

Antes del pronunciamiento del ente de control, el ministerio de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, aseguró que “el personal involucrado en el hecho, (…) será separado de sus funciones y ha sido puesto a disposición de las autoridades competentes para las acciones que en derecho correspondan”.

La Procuraduría determinará con esta indagación “la ocurrencia de la conducta”, verificará “si es constitutiva de falta disciplinaria” y establecerá “si se ha actuado al amparo de una causal de exclusión de la responsabilidad”.

Por iniciativa del Ejército, la madre y un hermano del soldado que disparó se reunieron esta mañana en el lugar de los hechos con una hermana de Juliana, a quien pidieron perdón por lo sucedido y le dijeron que esa tragedia también los golpea como familia. Allí se presenció un emotivo abrazo de reconciliación.

Esta es la denuncia que hizo Francisco Larrañaga, esposo de la víctima, minutos después del asesinato de la mujer, integrante de la comunidad LGTBI: