El grupo asignado por el ente acusador además hizo la inspección técnica del cadáver de Giraldo, mujer transgénero que recibió un disparo de un militar, al parecer, porque el carro en el que iba no paró en un retén.

“Se asignó fiscal experto para que aborde una perspectiva diferencial que atienda también a la identidad de género de víctima”, anunció la Fiscalía.

Aunque el Ejército reconoció la responsabilidad de uno de sus integrantes, la Fiscalía confirmó que incautó las armas de todos los uniformados que “se habrían visto involucrados en el lugar”.

El militar involucrado, que habría querido dispararse después de matar a la mujer, se puso a disposición de las autoridades para aclarar la situación.

Este nuevo caso de excesos de uniformados tiene entre ojos al ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, del que ya pidieron su renuncia.

Para congresistas de la oposición, el jefe de la Defensa colombiana no está garantizando la protección de los colombianos, pues este ya no es un caso aislado.

Hace apenas dos semanas se presentó el caso de Javier Ordóñez, estudiante de derecho de 44 años que murió por una golpiza, que le habrían propinado dos agentes de la Policía en un CAI de Bogotá.

A eso se le suma el caso de Dilan Cruz, joven que falleció en noviembre de 2019, luego de ser herido por un agente del Esmad.

Precisamente por estas situaciones, la Corte Suprema de Justicia le ordenó a Trujillo ofrecer disculpas, cosa que no sucedió en el plazo de 48 horas que el alto tribunal estableció.

No obstante, el ministro de Defensa sí apareció para decir que su cartera ya había pedido perdón (cuando Ordóñez murió) y por eso no era necesario volver a hacerlo.

Para muchos eso fue un desacato de la orden de la Corte, mientras que otros los ven como una “burla”.