Alias ‘Rosco’ había declarado que un bloque paramilitar funcionó en la hacienda Guacharacas, la misma de la familia del expresidente Álvaro Uribe Vélez, y que los hijos del mayordomo de esa finca, entre ellos, Juan Guillermo Monsalve, pertenecieron al grupo criminal, dijo Daniel Coronell en su columna de este domingo.

Por eso, según el periodista, ese testimonio es clave para el “caso judicial más importante de la historia del país”, haciendo clara referencia a la investigación contra Uribe por falsos testigos.

No obstante, las declaraciones de alias ‘Rosco’ cayeron “en el olvido”, dice el columnista, luego de que fuera hallado en su celda colgado a una cuerda amarrada a una viga de madera.

El Inpec reportó la muerte como un aparente suicidio porque había una silla en el lugar de la escena; no obstante, los forenses pensaron que se trataba de un asesinato pues, señala la publicación, el exparamilitar tenía sus manos amarradas.

Y es que según Coronell, después de que el exintegrante de los grupos paramilitares habló, empezó a recibir presiones en la cárcel de Itagüí, para cambiar sus declaraciones y “ser leal con los jefes”.

Fue trasladado a La Picota de Bogotá pero las presiones siguieron; eso, lo documentó en varias hojas que tiene la Fiscalía, aseguró el periodista. ‘Rosco’ pasó por otros penales, hasta que llegó a la cárcel Modelo de Barranquilla, donde lo encontraron muerto.

Por la muerte del exparamilitar no han habido detenidos. Su declaración, dice Coronell, no ha sido tenida en cuenta.