En el video, que se viralizó por las redes sociales, se ven varias botellas de alcohol en el piso y aparecen dos mujeres semidesnudas bailando con distintos transportistas, sin respetar distanciamiento social.

El subsecretario de Interior, Francisco Galli, dijo que el gobierno está investigando las imágenes y alertó que presentarán una querella criminal contra el grupo de manifestantes por infringir las normas sanitarias impuestas por la pandemia, que en seis meses ha causado cerca de 412.000 contagios y 11.289 muertes.

“Estamos recabando antecedentes para ver exactamente en qué lugar habrían ocurrido esos hechos, que de ser efectivos son gravísimos”, agregó Galli.

Desde la Confederación Chilena del Transporte de Carga (CNTC), que lidera el paro contra la violencia en el sur del país, también criticaron los hechos y aseguraron que no conocen a los huelguistas implicados.

“Estamos haciendo las averiguaciones pertinentes. En el norte, donde sucedió este video, la CNTC no tiene asociación gremial. Nosotros no vamos a aguantar que sucedan estos hechos dentro de nuestra asociación”, apuntó su vicepresidente, José Villagrán.

NEGOCIACIONES ROTAS

El video se publicó horas después de que se rompiera el diálogo entre la CNTC y el gobierno chileno para suspender el paro y en medio de una creciente preocupación por problemas en las cadenas de suministro tras el bloqueo parcial de vías y puertos en todo el país.

El ministro del Interior, Víctor Pérez, dijo el lunes que fue un “error” que los camioneros rechazaran la oferta “seria y completa” del gobierno y amenazó con aplicar sanciones a los manifestantes.

Paralelamente al video y en el contexto del paro, un transportista fue atropellado cuando se manifestaba la madrugada del martes por un vehículo en la región central del Maule, a la altura Los Niches.

Con la huelga, los camioneros buscan presionar al Parlamento para que apruebe de manera inmediata una docena de leyes para combatir la inseguridad en La Araucanía y otras zonas del sur, donde desde hace décadas existe un enfrentamiento entre comunidades mapuches y empresas agrícolas y forestales que explotan tierras consideradas ancestrales.

En el marco del llamado “conflicto mapuche”, son frecuentes los ataques incendiarios a maquinaria agrícola y predios, aunque en las últimas semanas la disputa ha subido de intensidad y se han registrado además ocupaciones de edificios municipales, huelgas de hambre de presos indígenas y ataques a transportistas.

El detonante para iniciar el paro fue el ataque que sufrió hace dos semanas una niña de 9 años luego de que encapuchados incendiaran y dispararan contra el camión en el que viajaba con su familia por el sur.