“¡Diego, Diego!” gritaban los argentinos, mientras Maradona alzaba sus manos, los aplaudía y les enviaba besos.

 

El exjugador, que además ahora es comentarista de Telesur, ha estado muy activo durante el encuentro.

El artículo continúa abajo

Celebró el gol con la que Argentina se puso arriba en el marcador, y mostró su inconformidad con el árbitro por una jugada que no se decretó como penal a favor de los albicelestes.