Y no es la única que se ríe en la corta grabación de nueve segundos, pues su pareja también se tomó con gracia el regaño de su mamá, que decía literalmente: “Dile a Aída que te deje de estar jurungando el culo”.

Sobre el video, Aída Victoria agregó: “Uno jurungándole al hijo ajeno”, aunque ninguno de los dos aclaró si se refiere al significado estricto de la palabra, que según la RAE es una expresión coloquial para hurgar, lo que podría hacer pensar que habla de estimulación anal, pero eso sería un dato muy personal como para el conocimiento de una madre.

Esta semana, Aída Victoria Merlano fue noticia porque muchos internautas la confundieron con la protagonista de un video sexual que se filtró en Twitter. Aunque ella negó ser la mujer que aparecía en la grabación, aprovechó el hecho para dar cátedra sobre el respeto a la intimidad, una posición que hizo eco en emisoras y recibió el respaldo hasta del excura Alberto Linero.

Además de esa intimidad, la joven publicó en las últimas horas las historias detrás de sus tatuajes: