El respaldo más significativo por el aspirante uribista lo manifestó el Comité Nacional de Víctimas de la Guerrilla, a través del expolicía John Frank Pinchao, secuestrado durante 10 años por las Farc hasta que escapó en solitario en una larga travesía por las selvas del sur del país.

“Mi apoyo a la campaña de Duque es porque he leído sus propuestas y me parecen serias y coherentes, y principalmente realizables”, dijo Pinchao a periodistas.

En el acto de adhesión a Duque también estuvo el sargento retirado del Ejército José Miguel Arteaga, que también estuvo secuestrado por las Farc durante diez años. “Las propuestas que tiene [Duque] son muy buenas, coherentes. Toda la reserva activa estamos comprometidos y queremos acompañarlo para mejorar nuestra situación y la del país”, señaló Arteaga.

El artículo continúa abajo

Además, un grupo de colombianas de la Corporación Rosa Blanca, organización compuesta por mujeres que fueron reclutadas por las Farc y en cuyas filas sufrieron abusos de todo tipo, pidieron el voto para Duque.

En el acto celebrado en Bogotá, casi una docena de exguerrilleras se presentaron una a una ante Duque y le explicaron brevemente sus historias, que incluyen el reclutamiento cuando eran apenas niñas, violaciones y abortos forzosos que padecieron en las filas de las Farc.

Tras estos nuevos respaldos Duque dijo que su campaña “reafirma el deseo” de trabajar durante estos últimos días para obtener una victoria en las elecciones del domingo.

“Yo creo que el respaldo hoy de dos héroes de la patria, John Frank Pinchao, y el respaldo de Miguel Arteaga, reafirma para nosotros el respaldo a la legalidad, que este sea un país donde la ley se cumpla y donde se le diga al criminal el que la hace la paga”, agregó Duque.

De otro lado, un grupo de expolicías colombianos retirados se unieron a la campaña presidencial del izquierdista Gustavo Petro.

“Nosotros hemos identificado dos líneas y llegamos ante usted para hacer visible nuestro apoyo porque, usted ha dicho, necesitamos un acuerdo en lo fundamental, y lo fundamental desde la óptica nuestra es el posconflicto y la profesionalización de la fuerza pública”, manifestó a periodistas el general retirado Jesús Antonio Gómez Méndez.

Gómez Méndez aseguró que estos factores son claves para la “dignificación” de las familias de los policías y para la consolidación de la “seguridad humana” en el país.

Gómez Méndez fue retirado de la institución en el año 2008 cuando era comandante de la Policía en el suroeste del país por presuntamente haber participado en reuniones con personas cercanas al narcotraficante Diego Rendón Herrera, alias ‘don Mario’.

Ante este nuevo apoyo, Petro agradeció a los expolicías y mencionó algunas de sus propuestas para esa institución, con las que prevé construir una “Colombia humana” y una “Policía humana”.

Una de ellas es no disminuir el pie de fuerza de esa institución durante el posconflicto y aseguró que, al contrario, necesita aumentar la cantidad de uniformados.

De igual forma, Petro dijo que se debe garantizar que los uniformados hagan estudios de educación superior con presupuesto del Ministerio de Defensa, lo que ayudaría a crear políticas de seguridad.

“Si se profesionaliza desde el punto de vista académico los integrantes de la Policía, los sociólogos policías, los etnólogos policías empezarían a descifrar cómo entender las juventudes y se construiría una política de seguridad con base entre la amistad y la alianza con juventudes”, agregó Petro.