Pese a que cuando se habla de fetiches se piensa que es algo negativo dentro del mundo sexual, lo cierto es que la diversidad del ser humano es tan amplia que cada uno puede encontrar algo que le cause placer de forma inesperada.

¿Qué es fetichismo?

Según la RAE, es la “desviación sexual que consiste en fijar alguna parte del cuerpo humano o alguna prenda relacionada con él como objeto de la excitación y el deseo”, significado que, al desglosarlo y relacionarlo con la sexualidad, no es más que excitarse con un objeto, prenda, situación, espacio o parte del cuerpo.

¿Qué diferencia hay entre fetichismo y parafilia?

Teniendo claro el primer término, según el sexólogo Ezequiel López, la parafilia es el conjunto de trastornos sexuales que sobrepasan los límites éticos, culturales y del dolor, como por ejemplo: la pedofilia, la zoofilia, la necrofilia y, hasta, la hematofilia, que es beber sangre durante el acto.

¿Qué tan comunes son los fetiches en la vida sexual de las personas?

Aunque la palabra podría tener una connotación negativa para algunos, hay que tener en cuenta que, como ha dicho el especialista en varias oportunidades, el sexo es un proceso mental, que no solo está ligado a la genitalidad, por lo que existen muchas alternativas con las que se consigue el placer. Puede que usted sea fetichista y ni siquiera lo sepa.

¿Cuáles son los fetiches más recurrentes entre las personas?

  • Pies: según GQ México, el gusto por esta parte del cuerpo es más común de lo que se pensaba y se ha expuesto con mayor frecuencia con el paso de los años; incluso, en varias cintas, no de cine para adultos, han mostrado la importancia de dar un masaje en los pies antes del acto sexual.

Respecto a esta zona, el portal español Plátano Melón recordó que saber tocar esta parte puede activar cientos de terminales nerviosas. El Clarín añadió que, en algunos casos, cuando se les suma tacones, la mezcla puede ser explosiva.

Si tiene la duda de cómo será estimular los pies, un buen primer paso es hacerlo cuando estos estén limpios y con un poco de aceite comestible, por si la lengua se vuelve juguetona.

  • Roles: este tipo de juegos es muy común entre las parejas que tienen la suficiente confianza y necesitan diversificar sus encuentros sexuales. Usar trajes de enfermera, policía, bombero y demás siempre será una buena forma para tener sexo ‘con otra persona’ sin ser infiel; lo importante aquí es que cada uno respete a su personaje, se establezcan límites previamente y se disfrute del placer de salir de sí mismo.

  • Juegos psicológicos: aquí es cuando las cosas se ponen un poco más intensas. El medio mexicano aseguró que no solo incluye los roles de sumiso y de dominante, sino que muchos implementan castigos y hasta humillación. Si las partes no están de acuerdo, no será divertido.

En las prácticas que implican este tipo de comportamientos es necesario establecer una palabra de seguridad para detener el acto en caso de que se quiera salir del juego.

  • Voyerismo: aunque cabe dentro de la parafilia, pues consiste en ver a personas teniendo sexo, el panorama cambia cuando es consensuado y todos disfrutan. Muchos se masturban mientras miran.
  • Exhibicionismo: va muy de la mano del mirar, solo que en este caso es experimentar el placer de sentirse expuesto. Varias personas disfrutan tener relaciones sexuales en lugares públicos, con el temor a ser descubiertos.
  • Líquidos: la sexualidad es de fluídos y es sucia, quienes son quisquillosos con untarse o probar todo lo que rodea al acto no disfrutan la totalidad de este, lo cual no está mal; no obstante, hay quienes dan sexo oral, huelen el sudor del otro, untan productos sobre sus cuerpos y se excitan con ello.

Es normal que a muchas personas les guste saborear el sexo en su totalidad, pues en los fluidos hay hormonas que provocan reacciones de satisfacción; incluso, hay mujeres que se aplican fluidos vaginales para conquistar.

  • ‘Bondage’: cintas como ‘Cincuenta sombras de Grey’ y ‘365 días’ expusieron la idea de amarrar y ser amarrado, que se volvió una duda recurrente en Google. Este es un juego de poderes en el que, pese a que el que domina puede verse como el ‘malo’, realmente se concentra en darle placer a quien está inmovil y es el que hará todo el trabajo, como explicó en su momento Amaranta Hank.
Fifty Shades Of Grey Bdsm GIF - Find & Share on GIPHY
  • ‘Doggy style’: aquí no se habla precisamente de la posición de ‘el perrito’, GQ informó que este fetiche va ligado a la penetración anal hacia el hombre, que no significa que sea homosexual y se ha vuelto un pedido frecuente de ellos.
  • Ropa interior: el portal especializado español habló del uso de las prendas íntimas del otro. Aquí también entran aquellos que disfrutan de olerlas; también se recomienda llevar una cuando se va de viaje, para intensificar la conexión de pareja.
  • Cosquillas: la técnica es también conocida como ‘tickling’, y consiste en hacer vibrar el cuerpo del otro mediante suaves toques con lengua, yemas o algún objeto. Esto activa las terminales nerviosas y puede mezclarse con un poco de ‘bondage’.

Plátano Melón aseguró que las zonas más sensibles para jugar un poco son: orejas, cuello, labios, manos, abdomen, espalda, nalgas, entrepierna y pies.

  • Invitados: incluir a amigos o extraños en los encuentros sexuales es una alternativa que usan muchas parejas para reactivar la chispa de la pasión, así que los tríos y las orgías están a la orden del día. Hay quienes no están en una relación y disfrutan de estos encuentros.
  • No humanos: excitarse viendo monstruos, dinosaurios o aliens se ha convertido en algo natural. El medio recordó un reporte de Pornhub en donde se dice que las búsquedas sobre este contenido incrementaron, así que si es lo suyo, tenga en cuenta que no está solo.
  • Objetos: teniendo en cuenta las ventas del mercado erótico, es normal que las personas se sienta excitadas por dildos, vibradores, succionadores, látigos, o imaginándose dentro de un coche o algún monumento histórico.

¿Cuáles son los fetiches o filias más raros?

Antes de dar detalles de las inclinaciones eróticas más extrañas, es importante recordar que el término filia es lo opuesto a fobia. Como explicó Harper’s Bazaar, es un gusto por algo, ya sean situaciones u objetos.

Ursusagalamatofilia: El Clarín comentó que es vestirse y, a veces, actuar como ciertos animales y excitarse en ese rol.
Salirofilia: como en el caso de los fluidos, existen personas a las que les gusta lo sucio; que el otro esté despeinado o que el lugar esté desordenado, ya sea antes o después de tener sexo. Esto normalmente va de la mano con conductas dominantes.

Infantilismo: no es precisamente algo que tenga que ver directamente con pedofilia, por lo que es una filia y consiste en vestirse de bebé. Los hombres son quienes más acuden a esta conducta sexual, pues puede ser un “tótem de infancia y libertad”.
Riesgo: las mujeres son quienes más caen en esta filia, denominada como hibristofilia, que consiste en sentirse atraídas por el crimen, el peligro y los chicos o chicas malas, claro está que no tienen que ser delincuentes.
Claustrofobia: así como hay personas que odian los espacios reducidos, hay otros que se excitan con ellos, como un vestidor, el baño de un bar o restaurante. También podría ir de la mano con el exhibicionismo.

Odaxelagnia: morder o ser mordido es algo que nace desde el beso; ese dolor leve suele ser excitante.
Autoandrofilia: ocurre cuando las mujeres disfrutan el llevar ropa masculina sin ser trans. Normalmente se da en los preliminares del acto. Según información del portal argentino, ocurre tanto en heteros como en lesbianas.
Somnofilia: esta filia no conoce de género u orientación sexual, simplemente los bajos instintos se despiertan al ver dormir a su pareja y la dominación se hace presente. Cuidado, aquí debe haber acuerdos previos.

¿Cómo decorar la habitación para erotizar el ambiente?

Myriam Balbela le dijo a La Opinión que el primer paso es limpiar cualquier desorden que haya debajo de la cama y del espacio en sí, pues relajará a la pareja y podrán experimentar sin que nada obstruya sus ocurrencias.

Las siguientes son otras recomendaciones:

Mover la cama: la acción aún no llega, pero la experta recomendó ubicar el mueble de forma que la cabecera quede viendo hacia el norte, pues esto ayuda a activar la energía.
Sábanas: la ropa de cama puede ayudar a que todo sea más erótico, sobretodo si es una mezcla entre rojo y blanco.

Luz: cuando es tenue ayuda a que la seducción despierte y los sentidos se agudicen.