Elsy Reyes, especialista en relaciones de pareja y sexualidad, explicó en su canal de YouTube que lo que primero que debes tener presente es evitar el roce de tus dientes con sus genitales, usar solamente las zonas más suaves de la boca y tener un lubricante de sabor para que la experiencia sea mejor; si no tienes esto, una menta ayudará.

Por otro lado, el sexo oral no es como lo pintan las películas porno, donde las mujeres  son algo parecido a una ‘garganta profunda’. Si bien esto da placer, hay que estar cómodas consigo mismas (no ahogarse), medir los movimientos y entender que existen juegos que dan un mayor estímulo, agregó Reyes.

Aclarado todo, estos son los datos que dio la experta para pasar al nivel experto en el sexo oral:

El artículo continúa abajo

Usa tu mano más ágil: tener una de tus manos como apoyo sujetando el pene será clave durante todo lo que dure el sexo oral, así que es importante sujetar el pene desde la raíz y usar el pulgar para masajear el contorno.

No ir directo al pene: el coqueteo es una de las cosas con las que los hombres más se excitan. Ir des-pa-ci-to no está mal; todo lo contrario, empezar a jugar con la lengua en las zonas cercanas al pene aumentará la expectativa.


Mientras se masajea el pene con el pulgar y se realizan movimientos con la mano, la lengua puede estar dando suaves masajes a la ingle e incluso explorar el escroto (solo si se desea); la parte más erógena aquí es la línea divisoria que hay entre los testículos, así que pasar la lengua de arriba hacia abajo será la estocada final para poner manos a la obra (y boca, también).

Preparación para el placer: se empieza a subir la lengua suavemente desde la base y a hacer zigzag hasta llegar a la cabeza (no importa si son zigzag o cualquier dibujito), mientras se va dando un masaje con la mano de apoyo.

 

Estimular la cabeza del pene (glande): esto es un arte y como tal requiere tiempo para hacerlo bien. Haz pequeñas y suaves succiones al glande; cuando te detengas, aprovecha para dar pequeños masajes con la punta de la lengua y aprieta (sin exagerar) los labios alrededor para crear una mayor sensación.

 

Lista para la acción: ahora que él está lo suficientemente estimulado, es hora de decidir cuál profundidad es la adecuada para que no te ahogues en el camino (la famosa arcada), el límite solo se define probando poco a poco.

Ahora que ya está claro el límite, empieza a jugar con tu lengua y tu mano; no tienes que cabecear como actriz porno, para eso te estas ayudando con la mano.

Haz círculos con la punta de tu lengua de arriba hacia abajo (en espiral), tratando de coordinar el movimiento boca-mano para que aumente el placer, e intercala esto con pequeñas succiones para que no haya monotonía en los movimientos.

 

Sube y baja tu lengua sobre el pene, sin succionar, mientras masajeas sus testículos y vuelve a estimular la punta.

Recuerda ser totalmente creativa y jugar con las profundidades para que él disfrute al máximo y no olvides que tú también te debes sentir cómoda.

También te puede interesar: Sexo oral primer nivel.

Este es el video completo de la especialista: