Aunque Abu Wadih ha recibido algunas críticas por algunas personas que consideran el hecho como maltrato animal, otros que conocieron la historia real lo han aplaudido.

En diálogo con el portal árabe Ajel, el hombre relató que en ningún momento saltó sobre el tiburón ballena, la especie de pez más grande del mundo, como parte de algún reto, sino todo lo contrario para ayudarlo.

Wadih explicó a ese medio que aquel día salió a pescar con sus amigos Al-Kebidi y Yasser Al-Rifai sobre el mar Rojo y que el tiburón ballena se enredó con las mallas que estaba utilizando para pescar.

Por ello decidió saltar sobre el gran pez y soltar las redes enredadas en su aleta. Incluso, dijo Abu Wadih, ese tiburón ballena es conocido en la zona por nadar cerca de los botes que llegan a pescar.

El árabe nunca tuvo miedo de saltar sobre el lomo del pez porque es “como una mascota, como un delfín

“No queríamos hacerle daño, nos preocupamos por cuidarlo, sobre todo después de que las cuerdas se le enredaron. Nos vimos obligados a descender para desatarla”,expresó Wadih  a Ajel.

“Probé todas las actividades en el mar y disfruté de todas las cosas disponibles desde la pesca, el buceo y el surf, pero jugar con el tiburón y nadar con él es un asunto diferente y una experiencia única”, escribió el hombre en su cuenta de Twitter junto al video del momento.