Nganthavee, médica del Hospital Rajavithi de Bangkok (Tailandia),  le aplicó gotas anestésicas a su paciente, y una enfermera le retiró lo que resultó ser un pequeño lagarto geckoinformó Daily Mail.

De acuerdo con el medio, el animal se alojó durante 2 días en el oído de esa persona, pero nadie sabe cómo llegó hasta ese lugar.

Una foto divulgada por el diario británico muestra que el lagarto estaba casi entero cuando se lo extrajeron al paciente; solo faltaba su cola. Preocupada por esta situación, la doctora lo llevó donde un otorrinonaringólogo, que confirmó que no habían quedado restos del animal.

Según el mismo rotativo, el lagarto era un gecko juvenil “que es muy común en Tailandia” y allí se le conoce como jing jok.

Para ver la foto del animal extraído, haz clic en este enlace.