La declaración, difundida por Blu Radio, la dio Henry Bonilla en el juicio disciplinario que se adelanta contra Lloreda y Rodríguez, policías acusados de torturar y matar a golpes a Ordóñez en el CAI de Villa Luz, localidad de Engativá, occidente de Bogotá.

Bonilla aseguró que los uniformados señalados dijeron que el estudiante de derecho de 44 años había sido agredido en una pelea que tuvo.

“Recién ingreso el señor Javier Ordóñez al CAI, mis compañeros traían la información de que esta persona ya había sido agredida en una riña anterior”, dijo el patrullero a la Procuraduría.

Según la declaración de Bonilla, él y Rodríguez fueron a buscar testigos de la supuesta pelea que había tenido Ordóñez, “tratando de averiguar qué fue lo que pasó, quién lo había agredido, si de pronto había una persona agredida por él para que interpusiera la denuncia”, agregó.

Lo cierto es que la versión que hasta ahora se conoció, y la que maneja la Fiscalía, es que los patrulleros Lloreda y Rodríguez, que según amigos de Ordóñez ya habían tenido conflictos con el estudiante de derecho, lo detuvieron cuando él iba a ingresar a su conjunto residencial, luego de comprar trago.

Antes de trasladarlo al CAI de Villa Luz, los uniformados redujeron a la víctima con un ‘taser’ en la vía pública. Posteriormente se lo llevaron en una patrulla y, al parecer, lo golpearon brutalmente.

El dictamen de Medicina Legal encontró que Ordóñez sufrió graves heridas en el cráneo, el tórax y sus extremidades. Incluso, llegó a la clínica sin signos vitales y con el hígado destruido, al parecer por unos 40 golpes que recibió.

No obstante, la necropsia arrojó que la causa de la muerte fue una hemorragia masiva intraabdominal, producto del estallido del riñón derecho de la víctima.

Por este caso de abuso de autoridad, Lloreda y Rodríguez, ya destituidos de la Policía Nacional, fueron enviados a prisión de manera preventiva.

La Procuraduría, por su parte, adelanta el juicio disciplinario en contra de estos expatrulleros, mientras la Policía adelanta una investigación interna contra otros 5 uniformados que, al parecer, intentaron ayudar a los señalados a ocultar pruebas.