Eso confirmaría la hipótesis de la Fiscalía que señala que Ordóñez murió en el CAI de Villa Luz (occidente de Bogotá), a donde fue trasladado luego de que dos patrulleros lo redujeran con 8 descargas de ‘taser’.

El informe clínico, citado por Noticias Caracol, además señala que el estudiante de derecho llegó con signos de muerte, livideces dorsales y pupilas dilatadas.

Según Blu Radio, “fuentes cercanas al proceso” indicaron que en la autopsia se habla de al menos 40 golpes en el cuerpo de Ordóñez, que habrían destruido su hígado.

A eso se le suma que los investigadores también hallaron 9 fracturas craneales y múltiples politraumatismos, que serían los causantes de la muerte del estudiante.

Por este caso, los dos uniformados que quedaron grabados en videos golpeando a Ordóñez, con los que la víctima había tenido conflictos antes, fueron destituidos. Otros cinco fueron suspendidos, al parecer, por ser parte de un plan para desaparecer las pruebas de la golpiza que le dieron en el CAI.

Protestas y disturbios en Bogotá

Para rechazar este caso de abuso de autoridad, la ciudadanía convocó una manifestación que terminó con la mayoría de CAI de la capital incinerados, 14 muertos y más de 300 heridos.

Eso, sin contar los numerosos comercios que fueron saqueados por vándalos, que aprovecharon para robar intimidando con armas de fuego.

Precisamente por todos los desastres que quedaron en la ciudad, y que empañaron las manifestaciones para clamar justicia por la muerte de Ordóñez, es que las autoridades creen que estas protestas fueron infiltradas, para desestabilizar.

Incluso, se conocieron algunos chats de vándalos que se habían organizado para incentivar los disturbios en Bogotá.