En el mismo día en el que se adelanta la audiencia de legalización de captura contra los dos policías señalados de asesinar a Javier Ordóñez, se conocieron más detalles de las conclusiones a las que llegó Medicina Legal luego de realizar la necropsia.

Según informó en la noche de este viernes Noticias Caracol, el informe pericial estableció que la causa de la muerte del estudiante de Derecho fue una hemorragia masiva intra abdominal. Sin embargo, lo más llamativo fueron las situaciones que desencadenaron dicha hemorragia.

El informativo conoció que “un trauma cerrado de abdomen de alta energía provocó el estallido del riñón derecho” y que el cadáver de Ordóñez “tenía lesiones dibujadas por elemento punzante y por arma de conducción eléctrica (‘taser’)”.

Desde la semana pasada se sabía que al hombre de 42 años le propinaron una golpiza mortal y que a la clínica a la que lo trasladaron después de estar en el CAI Villa Luz llegó sin signos vitales.

Pero los resultados de la necropsia difundidos por Noticias Caracol dieron cuenta de la clase de golpes que recibió Ordóñez. El informativo agregó que su cadáver presentaba “dos lesiones en el tórax que se habrían producido por un objeto redondo, podría ser un bastón, un palo o una varilla, y un trauma en la pierna derecha por esquirlas de un proyectil de arma de fuego, pero no se evidencian residuos de disparos”.

De igual manera, la necropsia confirmó que el estudiante de Derecho estaba ebrio, pero también que no consumió ninguna sustancia psicoactiva en la noche en la que lo mataron.