La madre de familia le contó a Blu Radio que desde hace dos años se está quejando del dudoso estado de los alimentos que entregaban en el Programa de Alimentación Escolar (PAE) de Bucaramanga y lo denunció.

Sandra Ardila dice que sospechaba que esa carne no era de res, pero tanto el operador del PAE como la Secretaría de Educación de la capital santandereana ignoraron su alerta.

Relató que las personas que se encargaban de cocinarla tenían problemas y por eso le pasó un derecho de petición a las autoridades:

“Las manipuladoras decían que ellas ponían a poner a pitar esa carne desde muy temprano, desde antes de las cinco de la mañana y les daban hasta casi las 11 que empezaban los niños a entrar a recibir su alimento, y esa carne continuaba dura y los olores eran desagradables”.

La indignación de esta madre creció cuando se enteró hace pocos días que esa carne que sus hijos llevan dos años almorzando era de caballo y de burro y se queja de que nadie haya atendido sus denuncias.

Aseguró que en su momento le dijeron que iban a cambiar el operador, pero aún así la carne seguía siendo la misma, y los niños se quejaban de que les sabía feo.

Por ahora, aseguró la cadena radial, la secretaria de educación de Bucaramanga, Ana Leonor Rueda, será vinculada al proceso penal por el grave hecho y tendrá que rendir cuentas ante el Concejo de la ciudad.

Sobre los alimentos también se conoció que provenían de animales enfermos que eran sacrificados en mataderos clandestinos de la caital santandereana; además, su carne era alterada con químicos y no cumplía con los estándares para manipularla en frío, añadió Vanguardia.

Por el momento, un hombre identificado como Fernando Trujillo Gómez está siendo judicializado como el presunto responsable de estos hechos, pues la Fiscalía aseguró en ese diario que él “sacaba la carne de burro o caballo de los mataderos y les cambiaba la etiqueta para que quedara rotulada como carne de res. Utilizaba marquillas de empresas legalmente constituidas. A través de intermediarios, o él mismo, hacía llegar sus productos a los operadores PAE”.

Además, en las interceptaciones que le hicieron se confirmó la denuncia de la madre de familia a la hora de cocinar la carne:

– Hombre: “Las viejas de la cocina casi me dan garrote, porque está muy dura, no va en bloque y sale como un caucho”.
– Trujillo: “Eso es como la de res, hay una para sudar y otra que es para asar”.

Además, esa carne en mal estado no solo llegó a los comedores escolares, sino a otros locales comerciales de Bucaramanga como salsamentarias y plazas de mercado, y por eso las autoridades le hacen seguimiento a la líneas de distribución.