Y es que según datos de la Alcaldía de Bogotá, la ciudad ahora cuenta 1.882 camillas de cuidados intensivos disponibles, mientras que 1.174 siguen ocupadas: 766 por pacientes con coronavirus y 408 por personas con sospechas de padecer el virus.

Eso indica que la ocupación de camas UCI de la capital está en un 62,4 %, luego de que en junio y julio esa tasa sobrepasara el 90 %, razón por la que se declaró la alerta roja.

La alcaldesa López además resaltó en Twitter que este lunes se registró el número más bajo de muertes por COVID-19 en la ciudad: 39; y por primera vez, Bogotá no lideró la lista de más fallecidos en Colombia por la pandemia.

“Gracias a todos hemos superado el primer pico de la pandemia. Hoy tenemos la cifra más baja de fallecimientos, 39, y el nivel más bajo de ocupación UCI, 62%”, escribió la burgomaestre de Bogotá.

Por eso mismo es que la Alcaldía de la ciudad ya adelanta un plan para reactivar las clases presenciales de jardines, colegios y universidades que así lo deseen.

Pese a que las cifras relacionadas con el coronavirus van a la baja, las autoridades ya alertaron de que habrá un segundo pico de COVID-19 en la ciudad, y por lo mismo el autocuidado debe ser riguroso.

Por ahora, la ciudad continúa funcionando bajo un esquema para reactivar la económica.