La congresista de Alianza Verde indicó que el presidente, Iván Duque, y su ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, —hacia quien van dirigidas algunas de las órdenes más importantes de la Corte Suprema como pedir perdón al país por los excesos de la Fuerza Pública en las manifestaciones del Paro Nacional— deberían dar ejemplo a los ciudadanos y cumplir los fallos judiciales:

“Lamento que el Gobierno Nacional le haga conejo a la Corte Suprema de Justicia. Es más fácil, y sobre todo mejor para nuestra sociedad y nuestro país, que le pidan perdón a la familia de Dilan Cruz —asesinado en protestas el año pasado— y que emprendamos esa reforma a la Policía que va a fortalecer y mejorar la seguridad”.

Pero eso no es todo, expertos coincidieron con la posición de la senadora y señalaron que es de obligatorio e inmediato cumplimiento. Por ejemplo, el exmagistrado de la Corte Constitucional José Gregorio Hernández dijo en Blu Radio que “el Gobierno es el primero llamada por la Constitución a cumplir y hacer cumplir los fallos judiciales”.

Estos pronunciamientos se dieron luego de que el ministro de Defensa le pidiera a la Corte Constitucional revisar el fallo en el que no solo se le ordena pedir perdón sino dejar de estigmatizar las protestas, hacer varios cambios al Esmad y que ese grupo policial suspenda el uso de la escopeta calibre 12.

El fallo determinó que estas acciones deben cumplirse en un término de 48 horas y ese tiempo ya está corriendo para el Gobierno. Además, añadió que se trata de un fallo de segunda instancia que no se puede impugnar.

Por eso, explica, el que sea revisado constitucionalmente “no suspende el cumplimiento” y el Gobierno estaría mostrando un “abierto desacato”, lo que Hernández considera “inaceptable en un Estado de derecho” y que entre los escenarios de respuesta a eso podría estar la cárcel:

“La norma del Decreto 2591 de 1991 es clara en señalar que en caso de desacato sancionable con arresto de hasta 6 meses y multa. Proferido el fallo que establece la tutela, se debe cumplir sin demora o el juez irá al superior del responsable para que lo haga cumplir. Pasadas otras 48 horas se abrirá proceso al superior que no hubiera hecho caso de lo ordenado. Se puede sancionar por desacato al superior y responsable por desacato”.

Incluso, el procurador Fernando Carrillo instó al Gobierno a cumplir las órdenes de la Corte Suprema y que el Ministerio Público conformará una mesa de trabajo para acatar el fallo y “expedir los protocolos, las directrices, los planes de acción, los cambios institucionales” que exigió el alto tribunal.

Pero en el Congreso también hubo voces a favor del Congreso y desde el partido Colombia Justa Libres aseguraron que la Corte Constitucional debía revisar el fallo ante el salvamento de votos de dos de los magistrados.

Justamente, ese fue uno de los argumentos en los cuales se escudó el presidente Iván Duque en una entrevista con Noticias Caracol. El jefe de estado dio mayor importancia a esto que a la decisión que tomaron por mayoría los demás integrantes de la Sala de Casación Civil:

“Este no fue un fallo unánime, este fue un fallo que tuvo dos salvamentos de voto y en los dos hay elementos que merecen una revisión de la Corte Constitucional. Uno hace referencia a que no se estaba cumpliendo el principio de supletoriedad que requiere la acción de tutela […] y el otro señala que hay una especie de sentido de coadministración y colegislación por parte del juez de tutela”.

El jefe de Estado evitó responder si acatarán o no el fallo y optó por señalar que “se tiene que hacer un proceso de transformación continúa de los procedimientos a la luz de los estándares internacionales” y añadió que “las conductas de la Fuerza Pública contrarias a la ley tienen que ser individualizadas en la responsabilidad”.

Esta fue la criticada declaración del ministro de Defensa, en la que negó que el Esmad cometiera excesos durante las protestas del Paro Nacional en noviembre de 2019: