Los expertos, que luchan contra la corrupción en todo el mundo, señalaron que es “alarmante […] la creciente concentración del poder en el presidente de la República, en detrimento de las otras ramas del poder y de las libertades ciudadanas”.

El texto detalla que el poder del Ejecutivo “ha aumentado en forma preocupante en meses recientes” e identificaron cuatro razones principales:

1. La creciente cercanía del Gobierno a las mayorías en el Congreso.
2. El estado de excepción de emergencia económica declarado, que se requería para la atención de la pandemia, convirtió al Gobierno en legislador transitorio.
3. Un debilitamiento de las autoridades descentralizadas locales frente al gobierno central.
4. Se han presentado acciones cuestionables del Gobierno que afectan las libertades de expresión, participación ciudadana y acceso a información pública.

Pero los motivos no se detienen ahí, pues Transparencia Internacional (TI) y Transparencia por Colombia aseguran que en el país existe un “riesgo de pérdida de autonomía de los órganos que deben ejercer control” sobre los altos funcionarios por la cercanía de los nuevos jefes de las ‘ías’ con Duque y el Centro Democrático:

“Durante 2020 se han elegido personas cercanas al gobierno para dirigir la Fiscalía General de la Nación, la Procuraduría General de la Nación, y la Defensoría del Pueblo, situación ante la cual se corre el grave riesgo de afectar la independencia que debe tener dichos órganos externos de control frente al poder Ejecutivo”.

Delia Ferreira, presidenta de Transparencia Internacional, dijo que en otros países también aumentó el poder de los gobiernos para manejar la pandemia, pero que en Colombia les genera una “profunda preocupación” que el sistema de pesos y contrapesos se vea afectado porque la independencia de las instituciones está siendo cuestionada desde varios sectores.

“Alertamos que la estabilidad y la independencia del sistema del control al poder en nuestro país está en riesgo”, agregó Andrés Hernández, director Ejecutivo de Transparencia por Colombia.

“Durante la atención a la pandemia ya se han evidenciado irregularidades en el uso de recursos públicos, y se han tomado decisiones cuestionables sobre la ayuda directa a grandes empresas. Un control débil y poco independiente, puede facilitar decisiones que favorezcan intereses particulares”, agregó Hernández.

“Reiteramos que la discrecionalidad de los poderes ejecutivos en medio de la pandemia y para los procesos de reactivación económica, no son cheques en blanco para el uso de recursos públicos ni para decisiones fundamentales sobre el funcionamiento de la democracia”, indicó Delia Ferreira.

Por este preocupante panorama que planteó el organismo, dijo que fortalecerá sus acciones de monitoreo al desempeño de los órganos de control y a preservar la separación de poderes del Ejecutivo, sobre el Judicial y el Legislativo.