Después de varias audiencias, en una enviaron a Paul Naranjo a la cárcel, la Fiscalía radicó el escrito en el que lo acusan a él y a Julián Ortegón de feminicidio agravado, por la muerte de Ana María Castro el 5 de marzo de 2020.

“Al no haber sobrevenido hasta este momento, elemento material o evidencia física alguna que modifique el encuadramiento típico que se hizo al momento de la formulación de imputación, se acusa formalmente a Julián Valente Ortegón y Paul Staniey Naranjo como presuntos coautores del delito de feminicidio agravado“, señala el documento, según Blu Radio.

Los investigadores de la Fiscalía se mantienen con la idea de que Castro fue lanzada desde el carro de Naranjo por los dos jóvenes y que eso le provocó la muerte.

Aseguran, además, que Naranjo y Ortegón “escaparon” del sector de Engativá, occidente de Bogotá, donde la joven murió, y que tienen cómo demostrarlo.

No obstante, la defensa de Naranjo recientemente comunicó que también tienen nuevas pruebas de que Ana Marías estaba con vida cuando se bajó del carro con Mateo Reyes, el otro joven que estaba con la víctima la noche en la que ella murió.

Sobre Reyes, que salió del país en medio del escándalo, no hay una acusación formal, por ahora, pese a que el abogado Abelardo de la Espriella —representante legal de la familia de Castro— considera que él también tiene cierta responsabilidad en el presunto feminicidio.

Naranjo estaba dispuesto a responsabilizarse del delito de homicidio culposo, y no de feminicidio, pero cambió de decisión por la nueva evidencia que dicen tener.

Esas pruebas y las de la Fiscalía serán reveladas en el juicio contra Naranjo y Ortegón, al que señalaron de tener un “comportamiento violento” en sus relaciones amorosas pasadas.

No se conoce la fecha de la diligencia, en la que se espera que testifiquen varios amigos de Ana María Castro y testigos oculares.