Este jueves, un juez decidió mantener la medida de aseguramiento intramural para Paul Naranjo, mientras Julián Ortegón espera la audiencia para que se resuelva la misma petición en su caso.

Ya con ese aspecto resuelto por el momento para el principal sospechoso de causar la muerte de Ana María Castro, la partes se alistan para continuar con la investigación que determinará qué le pasó a la joven.

Nuevas pruebas a favor de Paul Naranjo

Lo primero es que el fotógrafo ya no aceptará el homicidio culposo, como había propuesto hace unas semanas. Con ello buscaba reconocer su responsabilidad en la muerte de la universitaria pero como un accidente y no como el feminicidio del que lo señala la Fiscalía; aunque la defensa de la familia de la víctima asegura que solo buscaba eso para rebajar su pena.

Pero ahora, indicó El Tiempo, el abogado Jhon Cadena encontró nueva evidencia que lo hizo descartar la posibilidad de que su cliente admitiera ese delito.

El jurista le dijo al diario que se recuperaron un nuevo video de las cámaras de seguridad de un local comercial. Las imágenes, dijo Cadena, grabaron el momento en el que Paul Naranjo detuvo la camioneta que conducía y “muestran que tanto Ana María Castro como Mateo Reyes se bajaron del carro con vida”.

Eso sucedió en el momento en que el vehículo frenó durante 47 segundos en la calle 80 con carrera 68 K. Aunque el diario no precisa si es diferente al que ya se conoce.

Además, dice el abogado, hay un testigo que desestima la llamada al 123 que hizo otra persona en la que se dice que a la víctima la lanzaron de un vehículo “como una muñeca de trapo”.

Cadena afirmó que dicho testigo es cercano a la familia de la joven y que no pudo ver esa escena “si llegó mucho después, cuando la camioneta ya había arrancado”.

Nuevas pruebas de la Fiscalía

El medio no entró en mayores detalles sobre los argumentos más recientes que tiene el ente investigador para mantenerse en su acusación de feminicidio agravado contra Paul Naranjo y Julián Ortegón.

Sin embargo, dice que el escrito de acusación incluirá “un dictamen pericial que explicaría el golpe que Ana María presentaba en su ojo izquierdo y que no guarda relación con la caída”; es decir que confirmaría que la joven habría sido golpeada antes, en dos momentos diferentes. Sobre esas extrañas lesiones, incluso se habló de un botellazo.