Los audios de las comunicaciones del principal sospechoso del caso se conocieron este viernes 5 de marzo, justo cuando se cumple el primer año de la muerte de la universitaria de 21 años.

En parte de esas escuchas se investiga si Paul Naranjo ofreció dinero a alguna persona que lo ubicó en un hotel antes de entregarse a las autoridades.

Pero en otro fragmento de las interceptaciones que se le hicieron a su círculo cercano se detalla cómo habría llegado el acusado a ese lugar.

Dos fuentes interrogadas por un investigador del CTI afirmaron que dicho hotel está ubicado en la calle 82 con carrera 19 y que “pertenecería a los padres de Grace, la novia de Paul”, indicó Noticias Caracol.

Esta es la zona:

Parte del foco de la Fiscalía estaba en esa joven, y en una interceptación a una familiar de ella se describe cómo lo estarían ayudando:

“‘Greicy’ le manifiesta a un hombre llamado ‘Negrito’ que la familia está destruida. Ayer la mamá le dijo que no podía meter las manos por una persona que conoció hace dos meses, a lo que Grace le responde que lo lleva conociendo hace nueve años y sabe quién es Paul. ‘HD’ le dice que es por Grace. Grace manifiesta que tiene que ver que pague (Paul Naranjo), pero que le comprueben con hechos, ya que la mayoría de personas especula y en las noticias le dan palo”.

El noticiero no detalla si con esos audios la Fiscalía buscará formularle algún cargo a la novia o los suegros de Paul, pues la ayuda que le habrían brindado se dio cuando él ya tenía orden de captura y era prófugo de la justicia.

Las cientos de horas de grabaciones que dice tener la Fiscalía del entorno del acusado también hablan de la indemnización que la familia de Naranjo pretende darle a la de la víctima, y a la que la mamá se ha negado; aunque el ofrecimiento no se ha hecho oficialmente ni se ha establecido con orden judicial.

Ana María Castro habría cumplido 22 años el pasado 16 de febrero, pero a la fecha, en el primer aniversario de su muerte no se ha esclarecido la forma en que falleció. Además, recientemente se conoció que habría recibido golpes en “dos momentos diferentes”.

Paul Naranjo y Julián Ortegón siguen presos, mientras Mateo Reyes viajó a Miami y no tiene requerimientos judiciales, pese a que fue el último conocido en verla con vida y describió cómo la joven recibió las heridas mortales.