La mujer, cuya declaración fue difundida por El Tiempo y que fue identificada por ese medio como Patricia —sin ser su nombre real—, contó cómo transcurrieron las horas previas a la muerte de Ana María Castro.

Patricia es quien quedó captada en un video de una cámara de seguridad insistiéndole a la víctima que no se subiera a la Kia Sportage negra que conducía Paul Naranjo, y en la que también iban Julián Ortegón y Mateo Reyes, los últimos en verla con vida.

La noche del 4 de marzo de 2020 sobre las 7:00 de la noche fue la primera vez que Patricia vio esa noche a Ana María en el bar Zona 116, del norte de Bogotá. Hablaron por cerca de 15 minutos y luego se sentaron en mesas diferentes.

Ana María estaba acompañada, entre otros, de Mateo Reyes, que se convierte en el protagonista del testimonio de Patricia, que evidencia cómo comenzó la intranquilidad de la joven por la situación de su amiga:

“Preocupada por la forma en que Ana María se iba quedando sola segundo a segundo le pide que se quede en su mesa. ‘Ella me hace caso como 10 minutos y luego se vuelve a ir a la mesa de los muchachos'”.

Horas después se perdieron la pista y sobre las 11:00 de la noche conversaron por chat y se comentaron que cada una estaba en un bar, diferentes a donde se habían visto inicialmente. Pasada la medianoche Patricia volvió a saber de Ana María, cuando le pidió ayuda porque no tenía plata.

Así continua el relato, donde ya aparece otro de los involucrados:

“Dentro de mí pensé: debe estar muy borracha porque ella en sano juicio nunca escribe mal. Le dije entonces que llegara a Cantina Bar pero me respondió que saliera por ella. Yo bajé a la calle y ella estaba con Paul Naranjo. En ese momento yo no sabía quién era”.

Finalmente volvieron a estar en el mismo lugar y Patricia le dio a Ana María un sal de frutas con limón para bajarle un poco el efecto de tanto licor que había consumido esa noche, mientras los mismos tres hombres seguían cerca de Ana María.

(Lea también: Vice pide a bares no vender licor a borrachos y evitar tragedias como la de Ana M. Castro)

“Yo no me di cuenta a qué horas llegó Mateo pero ahí estaba”, añade Patricia en su declaración. Ella tenía plan de irse para un lugar diferente esa noche y le pidió a Ana María que se fuera con ella “porque estaba muy borracha”, pero no la convenció:

“Me dijo que se iba a tomar a la casa de unos amigos suyos: Paul Naranjo, Mateo Reyes y Julián Ortegón. Le insistí muchas veces pero no logré nada”.

Sin embargo, Patricia no se rindió en ese momento y se fue detrás de Ana María. Ese momento en el parqueadero quedó grabado y es el video que se conoce.

Las imágenes dejan ver cómo una mujer discute para evitar que Ana María se suba a la camioneta, ya sobre la madrugada del 5 de marzo de 2020, horas antes de perder la vida. Patricia recordó ese instante:

“Recuerdo mucho que Mateo me discutía cuando yo le decía a Julián y a él que cómo se iban a llevar a Ana María en ese estado. Julián solo se reía y me decía que me calmara, pero Mateo sí me peleaba”.

Además, según el relato de la joven, Mateo forzó a la víctima a irse con ellos: “Fue tanta mi insistencia que Mateo la cogió del brazo y la metió al carro. Ella me hizo cara como de no saber qué hacer: si quedarse con ellos o irse conmigo. […] Le dije: ‘Si le llega a pasar algo a Ana María, usted es el responsable’”.

El impreso finaliza el relato contando que Patricia está segura que Ana María tenía su celular en la mano cuando se subió al vehículo, aparato que hoy está perdido y que la familia considera clave para demostrar que se trató de un feminicidio.

Al día siguiente, Patricia intentó comunicarse con Ana María pero no lo logró. Con quien sí habló fue justamente con Mateo, que declaró cómo la joven resultó con las heridas fatales, pero que sobre el mediodía se comunicó con ella para preguntarle si sabía algo de la joven, que para ese momento ya había fallecido: “Me comenzó a preguntar por Ana María. También que habían sufrido un accidente y que no sabía de ella”.

La hoy testigo dice que el joven, sobre quien se quiere determinar si vendía drogas, le escribió del perfil de su novia, y que tuvieron una conversación larga que entregará a las autoridades.