“Es evidente la mala intención de Paul Naranjo, Mateo Reyes y Julián Ortegón al emborrachar a Ana María Castro hasta hacerla perder el sentido”, inició escribiendo Ramírez, en su más reciente publicación de esa red social.

Posteriormente, la vicepresidenta lanzó la fuerte acusación contra Naranjo, Ortegón (detenidos por presunto feminicidio) y Reyes (quien presenció la tragedia, pero no quedó vinculado al proceso como imputado).

“Lo que venía después era violarla, pero terminaron matándola antes. Bares como Cantina y El Chupe tienen también responsabilidad”, concluyó Ramírez, en esa plataforma.

Con su acusación, Ramírez se adelantó al proceso legal que lleva la Fiscalía (la entidad competente para hacerlo) y acusó a los detenidos (y a Reyes, quien no está detenido) por un presunto intento de violación antes de la muerte de la joven.

Este es el trino de Marta Lucía Ramírez:

Paul Naranjo fue enviado a prisión como sospechoso del feminicidio de Ana María Castro

El pasado 10 de febrero, en la reanudación de la audiencia contra el joven, el juez le dictó una detención preventiva por su presunta participación en la muerte de la joven de 21 años.

El juez consideró que existen suficientes pruebas para considerar que el indiciado participó en los hechos que terminaron con la vida de Ana María Castro, la madrugada del 5 de marzo de 2020, al presuntamente agredirla sobre la calle 80, en Bogotá.

El juez explicó que las pruebas que entregó el ente acusador demuestran que Naranjo puede obstruir la justicia o destruir pruebas del caso, y por eso consideró necesario enviarlo a la cárcel. Tal como sucedió con Julián Ortegón, primer sospechoso preso por el caso.

¿Por qué habrían asesinado a Ana María Castro?

El pasado 9 de febrero, el fiscal del caso dijo que la conducta agresiva que derivó en la muerte de Castro habría sido ocasionada por celos.

Naranjo, que desde esta semana está en poder de las autoridades, estaría dispuesto a contar su versión de lo ocurrido en la madrugada en que Ana María Castro falleció. Así lo sostuvo su abogado.

No obstante, las autoridades sostienen que la reacción violenta del ahora imputado se debería a que Naranjo “notó por el espejo retrovisor que la joven y su acompañante inicial [Reyes] se estaban besando. Este, al parecer, se disgustó”.

Recientemente, la defensa de Paul Naranjo ofreció una indemnización por la muerte de Ana María Castro. Esta se haría a través de una póliza de la camioneta en la que iban los implicados y que podría superar los 100 millones de pesos.