Betancourt, que era miembro de una asociación campesina de Montelíbano (Córdoba) y coordinador de deportes de la acción comunal, fue asesinado por delincuentes que invadieron su casa, indicó Noticias Caracol, y le dispararon en tres ocasiones, agregó Blu Radio.

El líder, de 42 años — que dejó una esposa y tres hijos—, tenía amenazas que habían sido advertidas por el gobernador de Córdoba, Orlando Benítez, según escribió él en Twitter.

Esta es la cuarta vez, en lo corrido del año, que sicarios usan la modalidad de ir a las casas de los líderes sociales para asesinarlos.

El primer caso que se conoció fue el de la lideresa Gloria Ocampo, que fue asesinada en su vivienda cuando dos sujetos llegaron a preguntar por ella, la mujer se identificó, y recibió dos disparos letales.

También en Putumayo, el líder Carlos Alonso Quintero fue acribillado frente a su esposa, por sicarios que lo abordaron en su vivienda, ubicada en el municipio de Puerto Guzmán, informó Blu Radio.

Una situación similar acabó con la vida de Mireya Hernández Guevara, que cuando llegaba a su casa en Algeciras (Huila) fue interceptada y asesinada por sicarios que le dispararon en repetidas ocasiones.

El último caso que se conoció con esa modalidad, antes del crimen de Betancourt, fue el de Henry Cuello, que cuando iba llegando a su casa en el corregimiento de Rincón Hondo (César), de acuerdo con la emisora, fue asesinado.

Noticias Caracol señala que en los 14 días del 2020 ya son 17 líderes sociales asesinados.