Lo último que hizo Álvaro Uribe en El Ubérrimo fue dar la primera declaración pública (después de que le concedieran la libertad), en la que arremetió contra el magistrado de la Corte Suprema que presentó la ponencia por la que le ordenaron la detención domiciliaria, Iván Cepeda y el proceso de paz.

Después de ese discurso, en el que también dio una advertencia sobre las elecciones del 2022, Uribe viajó hacia Rionegro (Antioquia) para reunirse con su familia, a la que no veía hace unos dos meses, indicó Blu Radio.

Según la emisora, el también exsenador llegó en la madrugada de este martes a su casa, ubicada cerca de Medellín, en la que estaba su esposa, Lina Moreno y sus hijos Tomás y Jerónimo Uribe.

Luego de que la jueza 30 de garantías de Bogotá le concediera la libertad inmediata al expresidente Uribe, su hijo mayor agradeció por Twitter a las personas que lo acompañaron durante el encarcelamiento domiciliario de su papá, como se lee a continuación:

Uribistas que, a diferencia del expresidente, se mostraron eufóricos por la liberación, quisieron recibir a su líder con una caravana, de acuerdo con la radio, pero esta no se llevó a cabo.

La liberación de Uribe se dio porque la jueza consideró que no puede haber una medida de aseguramiento, sin que antes pase por un proceso de imputación de cargos.

Con esa decisión, el líder del Centro Democrático además recupera una millonada de dinero que tuvo que dar para garantizar que iba a cumplir con la detención domiciliaria.

Sin embargo, Cepeda, declarado víctima del caso de falsos testigos, apelará la libertad de Uribe.