Según esos elementos, que están en el expediente que estudia el Tribunal Superior de Bogotá, el cuerpo de Luis Colmenares tenía heridas inflingidas antes y después de su muerte, informó el especial periodístico de RCN. 

Incluso, una fotografía tomada al cadáver evidenciaría rastros de pasto en el pantalón que, según Alonso Colmenares, evidenciarían que su hijo fue arrastrado por el césped antes de que terminara en el caño El Virrey, el 31 de octubre de 2010.

El programa también mostró una serie de fotos que detallan, 4 meses después, el recorrido que supuestamente hizo Colmenares junto con Jessy Quintero desde una discoteca ubicada en la zona rosa de Bogotá hasta el sitio en donde ocurrió su muerte y las presuntas irregularidades en la descripción de los hechos.

Del mismo modo, 4 Caminos resaltó que Laura Moreno, a quien se le imputó en su momento el delito de coautoría impropia de un homicidio, estuvo desparecida durante las horas en las que ocurrió el incidente, pero tres días después visitó el caño.

También, quedó en evidencia una aparente contradicción en la versión que Moreno entregó a los investigadores respecto a que su teléfono celular lo había olvidado en el carro de un amigo, ya que un testigo dijo no haberlo visto y además se registraron un total de tres llamadas a ese terminal, una de ellas de Luis Andrés Colmenares, indicó el especial periodístico del Canal RCN.