Después de vestir sus nuevas camisetas, los pequeños (probablemente desconocidos entre sí) se dan la mano y posan frente a la cámara.

El video publicado en Facebook ya llega a casi el millón de reproducciones y se ha compartido más de 25 mil veces. Un ejemplo de hermandad generada por el fútbol: