‘The Hacking Jersey’ es una pieza publicitaria o comercial que concursará en el festival más reconocido para este tipo de contenido: Cannes Lions 2018, que desde hace décadas premia los mejores videoclips comerciales.

Esta pieza publicitaria hace un recuento de cómo la selección peruana se pudo sentir como en casa cuando jugó el decisivo partido de repechaje contra el conjunto neozelandés, en una ciudad (Wellington) donde solo viven 64 peruanos, según revela el comercial.

La cuestión era qué hacer para que los jugadores se sintieran como en casa cuando se estaban jugando ‘la vida’ en un país a más de 10.000 kilómetros de distancia. La respuesta: ‘hackear’ el estadio.

No se trataba de algún truco de cómputo ni nada ilegal, el truco solo consistía en una estrategia en la que, sin saberlo, los mismos hinchas neozelandeses harían ver las graderías como si fueran peruanos, lo cual se logró a la perfección.

El artículo continúa abajo

Aprovechando que el blanco y el rojo también son colores de la bandera neozelandesa (más el azul, pero ese no viene al caso), la marca de cerveza patrocinadora del equipo ‘inca’ mandó a confeccionar miles de camisetas con el mapa de Nueva Zelanda, en rojo, sobre fondo blanco, teniendo en cuenta que el mapa es un pedazo de tierra alargado.

El resultado fue una tira sobre la camiseta, que vista de lejos luce idéntica a la camiseta peruana. Y para completar la estrategia, la organización de Perú hizo que una gloria del fútbol de Nueva Zelanda la usara y además regaló miles de camisetas a la entrada del estadio, para uniformar a los hinchas locales.

Así, cuando el equipo saltó a la cancha, sintió como si todo el estadio los estuviera apoyando, lo cual es uno de los ingredientes que, según el videoclip, colaboró para que los muchachos de Gareca se sintieran más a gusto y clasificaran a un Mundial, después de 36 años (el último fue España 82).

Fue tan efectiva la estrategia, que hasta los narradores peruanos del partido comentaban. “Hay una gran presencia de peruanos en las gradas”, es decir, que todos ‘se comieron el cuento’.

Este es el fabuloso videoclip, con todo el orgullo peruano por haber puesto a funcionar su ‘malicia inca’.