El Eln, la última guerrilla activa reconocida por el gobierno colombiano, asegura que esta decisión la adoptan mientras avanzan en los diálogos y se establece la “hora cero del nuevo cese bilateral” del fuego. En mayo, ya habían tomado una medida similar durante la primera vuelta electoral.

El Gobierno y el Eln retomaron en mayo en La Habana (Cuba) sus conversaciones con miras a lograr un acuerdo de paz, el que no alcanzará a firmarse durante la gestión del presidente saliente Juan Manuel Santos.

Colombia elegirá este 17 de junio al sucesor de Santos en una histórica y polarizada contienda electoral entre las fuerzas de derecha y la izquierda del país.

El favorito es el exsenador Iván Duque, hijo político del expresidente Álvaro Uribe y opuesto a la forma en que se negocia con la guerrilla. Incluso ha planteado revisar el acuerdo de paz que el gobierno firmó en 2016 con la desmovilizada guerrilla de las Farc.

Para el Eln, Duque “insiste en hacer trizas la paz, desbaratando los acuerdos de solución pacífica al conflicto” ya firmados por Santos.

El otro candidato que pasó a la segunda vuelta presidencial es el exguerrillero y exalcalde de Bogotá Gustavo Petro, de 58 años, con una fuerza de izquierda con la que el Eln ve mayores posibilidades de negociación.

El quinto ciclo de conversaciones de paz en La Habana tiene como objetivo conseguir una tregua y encontrar un mecanismo para que la ciudadanía pueda participar en el proceso de paz, una demanda constante del grupo rebelde. Este ciclo debe culminar el 12 de junio.

El artículo continúa abajo

“Al Gobierno sólo le hace falta la voluntad política para que se concreten estos dos acuerdos”, estimó el Eln.

Ambas partes están dispuestas a pactar un cese al fuego mejor al que lograron en octubre de 2017 y que duró 101 días, hasta enero de 2018, en medio de críticas de incumplimientos.

El sexto ciclo de conversaciones comenzará el 20 de junio, también en la capital cubana.