“En esta campaña ha habido de todo: insultos, montajes, hackeos, interceptaciones, suplantaciones, posverdades, calumnias, tangas, injurias… Pero lo que aún no se había visto era el ridículo”, escribe Restrepo en El Espectador, después de agradecer a la hija de Germán Vargas Lleras el haberle dado la oportunidad de hablar de lo que sí sabe: el baile.

La coreografía de Clemencia Vargas, denominada el ‘Baile oficial de la campaña de Germán Vargas Lleras’, consta de cuatro pasos: ‘Salir adelante’, ‘Democracia activa’, ‘Cero carreta’ y ‘Mejor unidos’.

Restrepo la analiza y encuentra más significados de los que plantea la joven en su propuesta:

Sobre el primer paso (‘Salir adelante’), Restrepo ve curioso que precisamente el movimiento de la joven es “contrario” a lo que anuncia: “Es un pasito adelante y uno atrás que hace que la bailarina no avance, sino que se quede estancada, haciendo el oso, en el mismo sitio”.

El artículo continúa abajo

Al segundo (‘Democracia activa’), el experto lo califica de masaje (“Give me a brake! Brake dance!”), y en el tercero (‘Cero carreta’) nota efectivamente los techos de los millones de casitas de interés social que entregó el exvicepresidente. Y el último paso (‘Mejor unidos’) es catalogado por Restrepo como un “bullerengue edulcorado”.

A continuación, el reconocido coreógrafo hace una remembranza: “La hija del candidato […] estuvo visitándome hace un par de años en El Colegio del Cuerpo para explicarme por qué ella está convencida de los efectos benéficos del baile en la vida de los jóvenes…(!!!) Yo, que llevo más de 40 años dedicado a estos menesteres, la escuché con atención y respeto, pues me pareció realmente exótico —y conmovedor— que la hija de un político se interesara por estos temas. Sin embargo, una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa…. La Danza, tal como nosotros la entendemos y practicamos, y la educación integral del cuerpo, son temas muy serios y trascendentales como para banalizarlos y volverlos mercancía barata de campaña política…”.

Este es el video de Clemencia Vargas: