Todos abordan el tema desde diferentes perspectivas, pero coinciden en que el Ejecutivo debe extender los beneficios a otras compañías que también están duramente golpeadas por la crisis ocasionada por el coronavirus.

Los importantes medios agregan preguntas a la larga lista de interrogantes que ya han confeccionado otros periodistas, congresistas y hasta entes de control como la Procuraduría, que le hizo 18 preguntas al Gobierno, y la Contraloría, que dijo que hará seguimiento a esos recursos, relativas al desembolso que anunció el Gobierno el fin de semana pasado para Avianca, una compañía que está basada en Panamá y cuyo principal accionista y dueño, el brasileño Germán Efromovich, está detenido en Brasil por investigaciones relacionadas con corrupción.

Anko van der Werff, CEO de la compañía, expuso este martes, día en que se reactivaron los vuelos en el país, las razones por las que cree que la aerolínea sí debe ser considerada colombiana, entre ellas, el hecho de que, el año pasado, pagó 800 millones de dólares en impuestos en Colombia.

Para evidenciar que además de Avianca también hay más actores en ese sector, El Tiempo, por ejemplo, destaca las cifras que soportan el argumento del Ejecutivo detrás de la decisión de rescatar esa aerolínea: “Si bien [Avianca] genera unos 20.000 empleos directos, la industria aérea nacional mantiene unos 62.000 empleos; su cadena de suministro, otros 76.000, y los pasajeros y turistas sostienen de manera indirecta más de 400.000 empleos en el territorio nacional”.

“En momentos en que una parte importante del sector empresarial atraviesa momentos de incertidumbre financiera, es perentorio que las ayudas sean repartidas de una manera equitativa”, subraya este medio. “Es decir, no todas las compañías generan el impacto que tiene Avianca, pero cada una, en su tamaño y en su sector, requiere hoy que el Gobierno le tienda la mano. Sería muy positivo que este préstamo a Avianca formara parte de una estrategia más integral de salvamento, por ejemplo, del sector aéreo que incluyera apoyo similar a las restantes aerolíneas”.

El Espectador, por su parte, también admite que el salvavidas del Gobierno a la compañía es “una medida que va a proteger muchos puestos de trabajo en Colombia”, pero asegura que “sería justo” apoyar a otras aerolíneas, como ha dicho el Ejecutivo que lo está considerando, aunque, por ahora, el presidente Iván Duque solo ha defendido el préstamo a Avianca.

“Los cuestionamientos, no obstante, apuntan a si esa es la mejor manera de invertir en tiempos de crisis, cuando tantas empresas colombianas han quebrado esperando ayuda del Estado, y además tratándose de una aerolínea plagada de malos manejos administrativos y societarios, cuya sede de tributación es Panamá. ¿Serán suficientes la garantías pactadas y negociadas por el Gobierno para que la generosidad de los colombianos sea recompensada? ¿O, con el paso del tiempo, el actuar de Avianca seguirá generando justa indignación entre los colombianos?”, se pregunta este diario.

Otro medio que admite que un colapso de Avianca “sería gravísimo” para Colombia es El Nuevo Siglo, que se pregunta además si “¿habrá el mismo procedimiento (aunque en cuantías inferiores naturalmente) para otras empresas aéreas que funcionan en el país?”

“Ellas también han sido severamente golpeadas por la inmovilización del transporte aéreo durante la pandemia. Y también han recurrido a las puertas del Ministerio de Hacienda en procura de ayudas financieras”, advierte este rotativo. “[…] No tendría ninguna justificación que en esta ocasión se ayudara con créditos oficiales a la reestructuración empresarial solo a Avianca, y no a las otras empresas que prestan el servicio público aéreo en nuestro país. Discriminar sería un golpe artero a la competencia, que tanto se necesita fomentar en beneficio de los usuarios en la actividad del servicio público aéreo”.

Este martes, El Colombiano hizo eco de la carta que el procurador, Fernando Carrillo, le envió al Gobierno en la que recuerda que, al amparo de la emergencia sanitaria, el Ejecutivo puede apoyar a empresas que desarrollen actividades de interés nacional.

El diario antioqueño recuerda que el Gobierno también ha basado su decisión en estimaciones de Fedesarrollo, según las cuales sin Avianca reconstruir la conectividad aérea tomaría 5 años y la economía colombiana dejaría de percibir 20 billones de pesos. Pero recoge la perspectiva del Procurador, para quien “el tratamiento debe estar disponible para todas las aerolíneas que lo requieran”.

“Todas esas empresas están afectadas por la pandemia y el futuro no está despejado para ninguna de ellas —termina este medio—, porque perdieron súbitamente su demanda mientras que debían pagar costos fijos, variables y financieros”.