Van der Werff viajó en uno de los aviones de su empresa en el itinerario Bogotá-Medellín y, como era de esperarse, los periodistas lo buscaron para preguntarle por el préstamo de 370 millones de dólares que le va a otorgar el Gobierno de Iván Duque a Avianca para ayudarla a superar la crisis por la que atraviesa.

El anuncio de ese cuantioso crédito de casi un billón y medio de pesos, que se conoció el pasado fin de semana, no solo desató las críticas de varios senadores, que citaron a un debate de control político al ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, sino que levantó una polvareda entre distintos opinadores que se preguntaron por qué Avianca y no las pequeñas y medianas empresas que generan el 80 % del empleo en el país.

Lo primero que dijo Van der Werff es que la aerolínea, basada en Panamá y cuyo dueño y principal accionista es el brasileño Germán Efromovich, preso hoy en su país envuelto en el escándalo de corrupción Lava Jato, es que están en una recuperación “muy lenta”.

“Estamos operando hoy con alrededor del 10 % de la capacidad que pusimos antes del COVID-19”, dijo el ejecutivo en Caracol Radio. “Los meses de enero o febrero operábamos alrededor de 750 a veces 800 vuelos al día. Lo que vamos a operar hoy son 46 vuelos: 42 en Colombia y 4 en Ecuador”.

La frecuencia radial le recordó que antes de la crisis por el coronavirus Avianca tenía una situación apretada y le preguntó ¿qué tan seguro va a estar el dinero de los colombianos, los recursos públicos, en Avianca?

“No estoy totalmente de acuerdo”, respondió Van der Werff. “Lo que tuvimos el año pasado, sí fue un año complicado, pero también resolvimos nuestros temas principales: los meses de enero y febrero, los resultados, la rentabilidad, la parte operacional con la puntualidad, por ejemplo. Nos fue muy bien en enero y febrero hasta obviamente marzo cuando nos llegó a todos el COVID”.

Hasta los problemas financieros que tuvimos el año pasado, resolvimos la gran mayoría. Nos sentimos también víctimas del COVID. Víctimas somos porque íbamos muy bien, puntualidad operacional, con la planta, con todos los temas que tuvimos el año pasado, y se pintó muy bien de verdad el año”, agregó en ese medio.

Sobre las garantías que ofrece la compañía para el préstamo del Gobierno, señaló las marcas (como Life Miles y Avianca) y la plata que tienen en cuentas.

Preguntado sobre qué tan colombiana es hoy Avianca, respondió: “El año pasado pagamos 800 millones de dólares aquí en Colombia en impuestos. La gran mayoría de nuestras operaciones son en Colombia. Las inversiones que hemos hecho en nueva flota, obviamente el centro de capacitación, los nuevos simuladores, la inversión que hemos hecho en Medellín, por ejemplo: el centro de mantenimiento… Son cientos y cientos de millones de dólares en inversiones que hemos hecho. Nosotros somos colombianos, a pesar de mi acento”.

También llamó la atención la respuesta de Van der Werff a otra pregunta que le hizo Gustavo Gómez, de la misma frecuencia, en el sentido de si el Gobierno tendrá alguna manera de verificar el uso de esos recursos, es decir, si el gobierno corporativo de Avianca estará abierto a la mirada del Gobierno colombiano.

“Lo más importante, obviamente, asegurar aquí las operaciones de Avianca en el país, ¿no? Y de nuevo: la conectividad del país, y por eso también siempre hemos dicho y siempre hemos visto que todos esos gobiernos en todo el mundo lo que han hecho y por qué lo han hecho, y es justamente las mismas razones y los mismos argumentos aquí. La conectividad del país, no solo adentro de Colombia, sino de también conectar a Colombia con el mundo. Y entonces estas garantías tiene el Gobierno colombiano. Y además para nosotros seguir aquí prestando este servicio a todos los colombianos es lo más importante”.

Tras la curiosa respuesta se mostró afanado pues su avión partía. En Medellín lo entrevistó Noticias Caracol, en donde reiteró la importancia de la reanuidación de los vuelos: “Muy importante para nosotros, pero muy importante para el país, porque al final del día nosotros, con toda la conectividad que brindamos al país, no solo en los vuelos domésticos, sino en los internacionales, literalmente nosotros conectamos a los colombianos, para sus familias, para sus empresas”.

En ese mismo medio reiteró las garantías que ofrecen para el préstamo y calculó que lo pagarían en 18 meses.