Así lo confirmó, este lunes, el contralor Delegado para la Participación Ciudadana, Luis Carlos Pineda, al decir que se está verificando cuál fue el sustento con el que el Gobierno le entregó un crédito por 370 millones de dólares a la aerolínea, en una transacción de 18 meses.

Por eso, Pineda dijo, por medio de un video, que se citó “al comité de administración del Fome y a la Superintendencia Financiera para conocer las condiciones y criterios en el otorgamiento de un crédito por 370 millones de dólares para la aerolínea Avianca”.

El objetivo de esta reunión, según el funcionario, es “conocer las garantías dispuestas por el Gobierno para el otorgamiento de un crédito de esta naturaleza”, además de revisar otras solicitudes de créditos “con cargo a recursos Fome”.

Pineda se comprometió a que una vez se tengan resultados, se estarán “socializando con la ciudadanía para que, entre todos, realicemos un control social a los recursos dispuestos para la atención de la emergencia”.

Lo cierto, por ahora, es que este préstamo generó reacciones a favor y en contra del presidente Iván Duque por privilegiar a una compañía extranjera por encima de las empresas colombianas, que esperan un salvavidas económico del Gobierno para alivianar la crisis.

Y es que si bien el jefe de Estado argumenta que esta medida pretende garantizar la conectividad aérea, la prestación del servicio y proteger los empleos, críticos como el exalcalde Lucho Garzón consideran que se debía privilegiar a las empresas colombianas.

Además, el político le puso suspicacia al tema al decir que “no es ético” que el presidente le presté todo ese dinero a la empresa donde trabaja su hermana.

Este es el anuncio de la Contraloría para hacerle seguimiento al millonario préstamo con recursos públicos.