La eyaculación precoz y la disfunción eréctil son algunas de las complicaciones que enfrentan la mayoría de ellos, pero estos dos problemas se pueden reducir poniendo en práctica los famosos ejercicios de Kegel. Sí, no son cosa solo de mujeres.

Según un estudio de la Universidad James Cook, esta activación del suelo pélvico podría ser la cura definitiva a esos problemas comunes. Además, harán que quien los usa mejore su rendimiento sexual y tenga encuentros íntimos más duraderos.

Para aprender a hacerlo solo deberá orinar e intentar retener el flujo para identificar el movimiento de contracción muscular; cuando ya tenga claro cómo hacerlo tendrá que ejecutar el movimiento sin necesidad de ir al baño y realizarlo varias veces al día. Nadie se dará cuenta de que está entrenando los músculos, es imperceptible.

Como explicaron los expertos, esta rutina es similar a un proceso de curación, pues le otorga firmeza y tonicidad a los músculos y, sobre todo, ayudará a que se tenga un mayor control del cuerpo. Es la forma natural, no invasiva y gratis más efectiva para acabar con los problemas sexuales.

Cabe recordar que estas son apenas unas recomendaciones que pueden funcionar, pues siempre es mejor consultar a un especialista y preguntar qué procedimiento es el que más se ajusta a su necesidad.